lunes, 26 de marzo de 2018

Croquetas de puchero

Estaba yo preparando el reto croquetil de este mes cuando pensando pensando me dije, ¿pero es que hay una mejor receta de aprovechamiento que esta? pues la habrá, seguramente, pero para mí esta es una de las mejores sin duda alguna. Seguro que has hecho cocido o puchero, y te sobraron restos de carne, ¿a que sí?, pues este es el momento perfecto para elaborar este sabroso plato, deliciosas, con sus tropezones uhmm que buenas por favor.... Mi receta de bechamel nunca te va a defraudar, porque es el resultado de años y años jugando con cantidades, ingredientes, unas veces me salían muy harinosas y apelmazadas, otras veces la masa estaba tan suelta que no había forma humana de empanarlas, pero al fin, estas cantidades me dieron lo que llevaba años buscando en una croqueta, que sean extra cremosas en su interior y con un fino rebozado por fuera. Y así nació el reto croquetil, una propuesta para tod@s aquell@s croqueter@s del mundo que les gusten las crquetas tanto como a nosotr@s, de momento y hasta que se me acaben las ideas, yo os traeré un sabor diferente cada mes ¿Te unes tu también al reto "croquetil"?



Ingredientes:

-400 Ml de leche entera o semidesnatada
-100 Ml de caldo de puchero o de cocido (desgrasado)
-
-1 Cebolla
-50 Gr de mantequilla sin sal
-65 gramos de harina de trigo
-Aceite de oliva (para freirlas)
-2 Huevos batidos
-Pan rallado (casero)
-Sal

Preparación tradicional:

1. En primer lugar limpiaremos toda la carne, revisando que no tenga huesos ni nervios, ni ternillas, luego la cortamos en trocitos no demasiado pequeños (si te gustan los tropezones, si no, puedes hacerlos mas pequeños) yo los dejé grandecitos, reservamos
2. Pelamos la cebolla y la preparamos en brunoise (trocitos pequeños)
3. Ponemos una olla al fuego, añadimos la mantequilla, esperamos hasta que se funda por completo con mucho cuidado de que no se nos queme e incorporamos la cebolla, sofreímos hasta que comience a dorarse
4. Entonces incorporamos la harina y con unas varillas mezclamos sin dejar de remover hasta que se cocine y tenga un tono dorado
5. Ahora iremos añadiendo la leche, (del tiempo o mejor si está caliente) podemos calentarla en una jarrita en el microondas, mezclamos con unas varillas o cuchara de madera sin dejar de remover hasta que comience a espesar, entonces añadimos la carne que tenemos reservada
6. Probamos y rectificamos de sal, terminamos de cocinar hasta que espese del todo la masa a fuego lento y con paciencia, hasta que se despegue sola de las paredes, unos 15 o 20 minutos, entonces retiramos del fuego 
7. Volcamos la masa en una fuente y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente
8. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, las pasamos por huevo batido y luego por pan rallado y vamos colocandolas en una fuente
9. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
10. Servimos calentitas, y si puede ser con una cervecita bien fría, mejor


Preparación con Thermomix:

1. Lo primero que haremos será pelar la cebolla, las partimos en cuatro partes y la añadimos al vaso, troceamos programando 8 segundos, velocidad 5, bajamos los restos de las paredes, añadimos la mantequilla que tiene que estar en pomada o derretida unos segundos en el microondas y sofreímos programando 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
2. Acabado el tiempo añadimola harina y vamos a tostarla un poco, programamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1, seguidamente,
incorporamos la leche que tiene que estar templada o del tiempo, podemos calentarla en una jarrita en el microondas, 
3. A continuación añadimos también el caldo y la sal al gusto, mezclamos 10 segundos, velocidad 5, seguidamente incorporamos la carne que teníamos reservada, programamos 10 minutos, temperatura 100º, velocidad 3
4. Cuando termine el tiempo, volcamos la masa en una fuente y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente
5. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, las pasamos por huevo batido y luego por pan rallado y vamos colocandolas en una fuente
6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
7. Servimos calentitas, y si puede ser con una cervecita bien fría, mejor


No dejes de hacerlas ¡¡Están de rechupete!!

martes, 20 de marzo de 2018

Salsa Pesto

La salsa pesto es una de las salsas más conocidas de la cocina italiana. Podemos aplicarle un montón de utilidades que en mi casa nos encantan cada una de ellas. Podemos acompañarlo con la pasta, como salsa para carnes o pescados, incorporarlo en pizzas, en sandwiches, en ensaladas, en bocaditos salados de hojaldre, en tostas, etc... Hablamos en todo momento del pesto genovés, ya que tenemos la opción del pesto rojo Siciliano, pero este le dejamos para otro día, como puedes ver, es una salsa super versatil que te encantará en cada una de sus variantes.


Ingredientes:

-Un ramillete de hojas de albahaca (unos 90/100 grs) solo las hojas, sin los tallos
-1 diente de ajo (sin el tallo central, para que no repita)
-35/40 Gr de Piñones (los puedes tostar un pelín en la sartén)
-30 Gr de queso Parmesano 
-30 Gr de queso Pecorino (si no lo encuentras pon la misma cantidad de parmesano)
-125 Ml de aceite de oliva
-El zumo de media lima (opcional) le aporta sabor y aroma
-Sal al gusto

Preparación tradicional:

1. Echamos en nuestro vaso batidor turmix, batidora americana, Thermomix o procesador de alimentos la hojas de albahaca, el ajo, los piñones, el zumo de lima, la sal, el parmesano y la mitad del aceite, batiremos empleando toques cortos y cuando veamos que ya tenemos una pasta añadimos el resto del aceite, batimos nuevamente hasta que todo se haya integrado y conseguir una consistencia cremosa


Consejos:

-Podemos sustituir los piñones (que son caretes) por cualquier otro fruto seco, como pueden ser avellanas, nueces, anacardos, almendras, nueces de macadamia, etc... he probado todas ellas, pero con piñones o con avellanas es como más me gusta
-Podemos conservar nuestro pesto ya hecho en un tarro hermético de cristal unos 4 o 5 días en la nevera, siempre y cuando lo cubramos con aceite de oliva para evitar que se oxide, ya que las hojas de albahaca enseguida tienden a ponerse negras y feas, a mi me gusta hacerlo nada mas comprarlas así evito el disgusto de tenerlas que tirar
-También se puede congelar, por lo que no te debe importar hacer mas de la cuenta, podemos usarlo en muchísimas elaboraciones, si aún asi te sobrara lo congelamos en un tarro hermético o tupper
-Nunca utilizaremos los tallos de la albahaca, (porque amargan) y nos estropeará la elaboración, solo las hojas limpias y muy secas
-Si no encuentras queso queso Pecorino, utiliza el total de 80 gr de queso parmesano
-Es aconsejable tostar los piñones en una sartén sin nada de aceite, esto aumentará en sabor de nuestro pesto

Torrijas

Se acerca la Semana Santa y eso es sinónimo de muchos dulces típicos de estas fechas, pero sobre todo de "torrijas" ¿a que sí? Hay varias formas de prepararlas, pero yo siempre hago las mías, las más tradicionales que son las que mas nos gustan, las que aprendí de mi madre, las que no duran ni dos telediarios de lo ricas que están... y digo yo, que para una vez al año que las comemos, pues mejor comerlas en condiciones ¿verdad?. Es además receta de aprovechamiento si nos sobro una barra del día anterior, pero después de muchos muchos intentos, he descubierto que el mejor pan, con el que más ricas quedan, es la típica barra que nos venden por todas partes en esta época "especial torrijas" pero la que es tipo brioche, quedan con el tamaño justo e increiblemente esponjosas al ser este pan mas blandito que el de barra normal. Si no quieres hacerlas fritas, en aceite, siempre puedes seguir la receta tal cual y luego llevarlas al horno precalentado a 200º hasta que estén doradas por ambos lados, pero date un capricho una vez al año y prueba estas, verás, verás... 


Ingredientes:

-1 Barra de pan del día anterior (yo compro especial para torrijas tipo brioche)
-1 Litro y medio de leche
-8/10 Cucharadas de azúcar (yo le pongo mitad blanquilla mitad moreno)
-1 Palo de canela
-1 La cáscara de media naranja (que no lleve nada de parte blanca)
-1 La cáscara de un limón (solo la parte amarilla)
-1 Cucharadita de aroma/extracto de vainilla (o media vaina)
-3/4 Huevos
-Canela en polvo
-Aceite de oliva suave o de girasol para freirlas
-Azúcar

Preparación:

1. Ponemos al fuego (medio-alto) una olla grande con la leche, las cáscaras de naranja y limón, la rama de canela, el azúcar y la esencia de vainilla, cocinamos hasta que veamos que comienza a hervir, entonces bajaremos el fuego y dejamos infusionar a fuego bajo durante unos 15 o 20 minutos
2. A continuación apartamos del fuego, retiramos la canela y las cáscaras de los cítricos, cogemos las rebanadas de pan, las vamos mojando en la leche (con cuidado de no quemarnos) pero cuanto mas caliente esté la leche, mas se mojarán, mejor absorberán todo el caldo y quedarán mas jugosas por dentro, una forma fácil de hacerlo es poniendo las rebanadas en una fuente grande o bandeja honda (como en la foto) las bañamos en la leche y cuando se hayan empapado bien por un lado les damos la vuelta dejando que se empapen igualmente por el otro lado



3. Ahora ponemos al fuego una sartén honda con abundante aceite y mientras se calienta batimos los huevos, pasamos las torrijas ya mojadas en leche por el huevo y las freímos a fuego medio por ambos lados hasta que estén doradas
4. Seguidamente las pasamos a una fuente con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y enseguida a otra fuente donde habremos puesto azúcar con canela molida, las pasaremos igualmente por ambos lados


5. Llevamos a una fuente amplia y podemos servirlas tanto frías como calientes

Es muy importante que las dejemos bastante rato empapandose de todo el caldo, aunque veamos que casi se nos rompen y se deshacen tendremos paciencia si queremos que el resultad final sea de diez, es el secreto de mi madre que nunca nunca falla... Fijáos que ricas, jugosas y esponjosas están... Se deshacen en la boca, y con todo el sabor de la vainilla, la canela y los cítricos uhmm ¡¡como nos encantan!!

Sandwich de pesto

Las cenas de fin de semana tienen que ser molongas y ricas a rabiar, por eso me paso la semana pensando en que haré cuando llegue el finde que es cuando suelo saltarme la dieta ejem ejem... Hace tiempo ya que vi en Instagram que alguien  publicaba una foto con un sandwich de pesto y se me abrieron los ojos como platos, (a mí, con lo que me chifla el pesto) luego la publicación la busqué y la re-que-te-busqué sin suerte para mí, asi que lo hice a mi manera... ¡¡No podéis dejar de probar esto, por favor!! Sabroso, jugoso, delicioso y lleno de sabor... 



Ingredientes para el pesto:

-Un ramillete de hojas de albahaca (unos 80/90 grs)
-Medio diente de ajo (sin el tallo central, para que no repita)
-30 Gr de Piñones (los puedes tostar un pelín en la sartén, le darán mas  sabor a la salsa)
-60 Gr de queso parmesano rallado
-150 Ml de aceite de oliva
-El zumo de media lima (opcional) 
-Sal al gusto

Ingredientes para el sandwich:

-Pan artesano Bimbo (o el que tu uses habitualmente)
-Queso Havarti (o el que tu utilices)
-Queso parmesano o Grana Padano rallado
-Salsa pesto casera
-Tomates
-Mantequilla para untar el sandwich

Preparación:

1. Comenzamos preparando el pesto que es muy rápido, echamos en nuestro vaso batidor turmix, batidora americana, picadora, Thermomix o procesador de alimentos la hojas de albahaca, el ajo, los piñones, el zumo de lima, la sal, el parmesano y el aceite, batimos a velocidad media-alta hasta que todo se haya integrado y conseguir una consistencia cremosa (reservamos)
2. En una sartén antiadherente echamos unas gotitas de aceite, mientras se calienta, lavamos y cortamos el tomate en rodajas, las hacemos a la plancha por ambos lados y con una pizca de sal hasta que estén doradas (reservamos)
3. Ahora comenzamos a montar los sandwiches, cogemos las rebanadas de pan y las untamos bien de pesto (ambas) sobre el pesto colocaremos una loncha de queso havarti, en total dos lonchas por sandwich, encima espolvoreamos un poco de queso parmesano y por último una o dos rodajas de tomate (cerramos el sandwich)


4. Limpiamos la sartén y la ponemos al fuego de nuevo, untamos los sandwiches con mantequilla por los dos lados y comenzaremos a cocinarlos hasta que estén doraditos
5. Sacamos y servimos calentitos


Son una delicia la verdad... ¡¡tenéis que probarlos!! 

lunes, 19 de marzo de 2018

Arroz con pollo y costillas de cerdo

Como me gustan los guisos de siempre, esos que apetecen a cualquier hora y en cualquier momento, esos guisos llenos de sabor, que elaboramos con tanto cariño... Yo soy "arrocera" por naturaleza y gracias a mi mami que creo que me lo inyectó en vena desde bien pequeña jeje sería capaz de comerlo los siete días de la semana sin cansarme, eso si, un día con carne, otro con pescado o marisco, otro con verduras... Nosotros lo hemos comido como plato único, pero puedes echar menos cantidad y acompañar con una ensalada. Espero que te animes a probarlo y luego me cuentes. 



Ingredientes para 4 personas: 

-400 Gr de arroz redondo
-2 Cebolla
-3/4 Dientes de ajo
-1 Pimiento verde
-1 Pimiento rojo 
-2 Tomates maduros
-1 Patata grande
- Medio vaso de vino blanco 
-250 Gr de pollo troceado 
-250 Gr de costillas de cerdo
-Unas hebras de azafrán
-1 Cucharadita y media de pimentón de la vera
-2 Litos de agua o dos litros de caldo pollo (yo puse caldo Aneto de pollo)
-1 Pastilla de caldo de pollo Avecrem (opcional) o sal al gusto
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal

1. Preparamos una sartén grande, tipo paella pero honda, (el que llamo "perolo" o "perol" de toda la vida de dios vaya...) o también puede hacerse en una olla o cacerola grande, aunque yo para este tipo de guisos utilizo este primero que es honda, de acero esmaltado y con asas ya que el arroz aquí queda espectacular
2. Cubrimos el fondo de la sartén con aceite, mientras se calienta vamos pelando y picando todas las verduras en brunoise (trocitos o cuadraditos pequeños)
2. Comenzamos echando las costillas y los trozos de pollo, cocinamos varios minutos dándoles la vuelta de vez en cuando hasta que estén dorados por ambos lados, entonces los sacamos y reservamos
3. En ese mismo aceite vamos a preparar el sofrito, añadimos la cebolla junto con el ajo y con una pizca de sal para que vayan pochando, cuando comience a tomar color añadimos el pimiento y la patata, que tiene que estar en dados muy pequeños para que se nos haga pronto
4. Cuando veamos que se va poniendo doradito todo añadimos las costillas, el pollo, el tomate en dados pequeños sin piel ni semillas y el vino, dejamos que se evapore el alcohol unos 2  o 3 minutos entonces incorporamos el arroz e iremos removiendo para que no se nos pegue durante un par de minutos
5. Ahora añadiremos el caldo, (mucho mejor si lo tenemos caliente), seguido de la pastilla de Avecrem desmenuzada o sal al gusto, unas hebras de azafrán y el pimentón  



6. Entonces bajamos el fuego y dejamos cocinar removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario y lo dejaremos que se haga despacito durante aproximádamente unos 18 minutos, (16 si te gusta mas al dente) pasado el tiempo observaremos que el guiso ya ha absorbido todo el caldo pero igualmente nos ha quedado muy jugoso
7. Dejamos reposar 5 minutos con el fuego ya apagado y servimos enseguida 


Las cantidades que os pongo en la receta son para 4 comensales, pero como nosotros somos dos, las tuve que reducir justo a la mitad. Me encantan todos los arroces sin distinción, pero tengo que deciros, que este, se encuentra entre los tres primeros... 

lunes, 12 de marzo de 2018

Leche frita

Es llegar carnaval y acercarse la cuaresma y ya como que nuestra mente va pensando en todos los postres ricos y típicos de estas fechas ¿a que sí? Monas de pascua, torrijas, pestiños, buñuelos, roscos fritos, etc... Espero ir poniendo las recetas de todos ellos, pero de momento, uno que gusta mucho en mi casa, es la leche frita, es uno de los postres favoritos de mi marido y anda que no me la había pedido veces el pobre... Al final me puse al lío y la verdad que no se tarda tanto, da mas pereza ponerse que luego lo que en verdad se tarda, así que anímate que merece la pena, está deliciosa...


Ingredientes:

Para la masa:

-500 Ml de leche
-50 Gr de Maizena
-2 Yemas de huevo
-La corteza de medio limón o lima  (solo la parte amarilla/verde)
-La corteza de 1/4 de naranja (solo la parte naranja)
-Media cucharadita de aroma o extracto de vainilla (opcional) yo siempre le  pongo
-1 Palo de canela en rama
-100 Gr de azúcar blanquilla (con azúcar moreno también está muy buena)

Para el rebozado y su fritura:

-4 Cucharadas de azúcar
-1 Cucharada de canela molida
-2 Huevos
-Aceite de girasol o aceite de oliva suave para freirlas

Preparación Tradicional:

1. Lo primero que haremos, será infusionar la leche, para ello ponemos un cazo amplio o cacerola al fuego al que añadimos 400 ml de leche (reservamos los 100 ml restantes en la nevera para disolver la maizena después)
2. Incorporamos a la leche las cáscaras de naranja y de limón, la esencia de vainilla y el palo de canela, esperamos justo a que vaya a romper a hervir y justo ahí retiramos del fuego, lo tapamos y dejamos infusionar unos 15 ó 20 minutos
3. Pasado el tiempo, vamos a retirar las cáscaras de los cítricos y la rama de canela con un colador, volvemos a llevar al fuego, flojito, añadimos el azúcar y removemos con unas varillas o cuchara de madera hasta que se integre y quede disuelta por completo
4. Ahora sacamos la leche de la nevera (los 100 ml) y la mezclamos junto con la Maizena y las yemas de huevo (que habremos batido un poco) hasta que se disuelva del todo y la añadiremos a la olla donde tenemos la leche infusionada, mantenemos a fuego flojo sin parar de remover, sin prisa, hasta que haya cuajado incluso dejamos un poquito mas pero siempre vigilando que no se pegue en el fondo
5. Entonces retiramos del fuego, y volcamos la masa en una fuente cuadrada o rectangular que tenga un pelín de altura la cual habremos engrasado por todas sus paredes con un poco de papel de cocina untado en aceite, la dejaremos enfriar con un papel film tocando la masa para que no se forme costra y llevamos a la nevera un mínimo de 6 u 8 horas, aunque yo prefiero dejarla hasta el día siguiente
6. Ya con la masa fría por completo, vamos a rebozarla, batimos los huevos, reservamos, e iremos cortando la masa a cuadraditos, del tamaño que más nos guste, pero que no sean muy grandes, los pasamos por harina y luego por huevo batido, ponemos una sartén a calentar con abundante aceite y procedemos a freirlos por ambos lados hasta que estén dorados
7. Mientras tanto en un plato hondo, ponemos el azúcar con la canela en polvo, lo mezclamos bien y preparamos otro plato o fuente donde colocamos varias capas de papel absorbente
8. Vamos sacando nuestros trocitos de la sartén y los iremos colocando sobre el papel absorbente para que suelten todo el exceso de grasa, a continuación, los llevamos al plato dónde tenemos el azúcar con la canela, los pasamos por ambos lados y ya la tenemos lista para servir

Preparación con Thermomix:

1. Lo primero que haremos, será infusionar la leche, para ello ponemos en el vaso la leche, las cáscaras de los cítricos, la esencia de vainilla y el palo de canela, programamos 6 minutos, temperatura 100º, velocidad 1, 
2. Acabado el tiempo pasamos la leche a un bol donde colamos la leche infusionada, retirando las cáscaras de los cítricos y el palo de canela, reservamos 
3. Sin lavar el vaso, echamos el azúcar, la maizena y las yemas de huevo, mezclamos para que todo se integre programando 10 segundos, velocidad 3
4. Terminado el tiempo incorporamos también al vaso la leche infusionada que teníamos reservada y para mezclar programamos 10 segundos, velocidad 6 y después programamos 6 minutos, temperatura 100º, velocidad 4
5. A continuación, volcamos la masa en una fuente cuadrada o rectangular que tenga un pelín de altura la cual habremos engrasado por todas sus paredes con un poco de papel de cocina untado en aceite, la dejaremos enfriar con un papel film tocando la masa para que no se forme costra y llevamos a la nevera un mínimo de 6 u 8 horas, aunque yo prefiero dejarla hasta el día siguiente
6. Con la masa ya fría por completo, vamos a rebozarla, batimos los huevos, reservamos, e iremos cortando la masa a cuadraditos, del tamaño que más nos guste, pero que no sean muy grandes, los pasamos por harina y luego por huevo batido, ponemos una sartén a calentar con abundante aceite y procedemos a freirlos por ambos lados hasta que estén dorados
7. Mientras tanto en un plato hondo, ponemos el azúcar con la canela en polvo, lo mezclamos bien y preparamos otro plato o fuente donde colocamos varias capas de papel absorbente
8. Vamos sacando nuestros trocitos de la sartén y los iremos colocando sobre el papel absorbente para que suelten todo el exceso de grasa, a continuación, los llevamos al plato dónde tenemos el azúcar con la canela, los pasamos por ambos lados y ya la tenemos lista para servir


Esa cremosidad que notas en el primer bocado, con todo el sabor de la leche aromatizada... uhm!! no te podrás resitir...

domingo, 11 de marzo de 2018

Montadito de lomo, queso y tomate a la plancha

A todos nos gusta de vez en cuando darnos un capricho, por no hablar de que algún día nos puede apetecer algo fácil y rápido, pero si a la vez está rico a rabiar, ya lo bordamos... No tiene mayor mistero, ponemos una sartén, lo hacemos todo a la plancha y listo, en poquísimos minutos tenemos un pincho, aperitivo o acompañamiento de una merinda-cena de fin de semana que seguro os va a encantar... 



Ingredientes:

-Pan de baguette, o pulguitas de pan, o pan partido en trozos del tamaño del lomo
-Lomo adobado ibérico (1 loncha por persona) o dos, o las que quieras
-Rodajas de tomate (1 por montadito)
-Lonchas de queso Havarti, o el que más te guste (media por cada montadito) 
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal

Preparación:

1. Ponemos una satén a fuego fuerte con unas gotitas de aceite
2. Partimos los tomates en rodajitas no muy gruesas y las echamos a la sartén con una pizca de sal, dejamos que se doren por ambos lados y reservamos
3. Añadimos unas gotitas más de aceite a la sartén (pero muy poquito, queremos que se haga todo casi a la plancha), y sin bajar el fuego cocinaremos las lonchas de lomo igualmente por ambos lados hasta que se doren, apenas 2 minutos por cada lado para que no se quede seco 
4. Justo cuando le demos la vuelta aprovechamos para poner media loncha de queso justo encima de la loncha de lomo así mientras se cocina por el otro lado se fundirá con el calor
5. Cuando ya lo tengamos hecho, ponemos la rodajita de tomate encima del queso fundido y reservamos unos segundos en la misma sartén
6. Unos segundos que serán justo los que tardemos en partir el pan a modo de montadito, yo utilicé baguette, pero va genial con pulguitas o con el pan que mas os guste, abrimos el pan, ponemos dentro la loncha de lomo con el queso y el tomate encima y servimos

 

Pero, ¿tú has visto que receta mas sencillita?


Y ya si lo acompañamos con unos pimientos de padrón... vamos rico, rico!!

lunes, 5 de marzo de 2018

Sopa de cebolla gratinada

Parece ser que esta semana la lluvia no nos da ni un pelín de tregua, ainss, entre los dichosos "virus" y este tiempo no apetece hacer nada, solo estar en casa, mantita, sofá y ver pelis, bueno eso y para la hora de comer toca sopa calentita que eso si que apetece una barbaridad, esta vez de cebolla y gratinada, otra de esas recetas francesas tan deliciosas que prepara Evelyne Ramelet que no te puedes perder, aunque eso sí, como siempre yo le aporto mi toque personal... Nos ha sorprendido su sabor, está deliciosa y muy sabrosa, si ahora mismo tuviera que decidir entre esta y la sopa de ajo, me quedaba con esta, espero que la pruebes y me comentes con cual te quedas tu... Y bueno, que no os he contado lo mejor de esta receta, resulta que es tan, tan rica, que lo mismo nos sirve para un día de diario que para una comida con amigos, incluso para fechas Navideñas... ¡¡Vamos al lio!! 


Ingredientes para dos/tres personas:

-500 Gr de cebollas (unas 2 ó 3 según el tamaño)
-1 Ajo
-40 Ml de aceite de oliva virgen extra
-1 Cucharada de mantequilla
-1 Cucharada de harina
-Medio vaso de vino blanco
-1 Chorrito de brandy (opcional)
-600 Ml de caldo de pollo o carne (yo puse de pollo marca Aneto)
-1 Pastilla de caldo de pollo Avecrem (o sal al gusto)
-1 Tomates mediano maduro rallado
-5/6 rebanadas delgadas de pan del día anterior, baguette, candeal, etc...
-100 Gr de queso rallado para fundir (el que más os guste) 
-Mostaza en polvo
-Pimienta blanca
-Sal al gusto

Preparación tradicional:

1. En primer lugar ponemos una cacerola o sartén honda al fuego a la que echamos el aceite y la mantequilla, mientras se calienta vamos pelando las cebollas y las partimos en juliana, hacemos lo mismo con el ajo
2. Echamos la cebolla y el ajo con una pizca de sal y bajamos el fuego, tienen que cocinarse a fuego medio-bajo e iremos removiendo y mezclando cada poco tiempo para que no se nos pegue así durante unos 15 minutos aproximádamente
3. Una vez veamos que la cebolla ya ha tomado color tostado añadimos la mostaza en polvo y la pimienta, mezclamos y enseguida incorporamos la harina, removemos bien hasta que se tueste un poco y sin dejar de mover echaremos el vino y el brandy, dejamos reducir hasta que el alcohol se haya evaporado por completo
4. Una vez ha reducido añadimos el tomate rallado, mezclamos, seguidamente el caldo (yo lo tenía caliente en otra olla aparte) y entonces echamos también la pastilla de Avecrem o sal al gusto, tapamos y dejaremos cocinar a fuego suave unos 15 minutos, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario, mientras tanto iremos tostando el pan
5. Puedes cortar unas rebanadas finitas y tostarlas en el horno a 200º, calor arriba y abajo, unos 3-4 minutos por cada lado, o incluso en el tostador si vas con prisa, esto si vas a servir la sopa en una sopera o fuente grande, pero como los míos eran individuales decidí optar por unos picatostes caseros (receta aqui) y quedaron genial
6. Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo
7. Una vez tenemos la sopa ya lista, veremos que nos ha quedado con una consistencia un pelín espesita, lo justo, no mucho, pero tampoco líquida, es así como la queremos, volcamos en una fuente grande o si lo prefieres como hice yo en varias individuales (tienen que ser aptas para horno)
8. Llenaremos tres cuartas partes de la capacidad del recipiente, incorporamos las rebanadas de pan tostado o picatostes encima de la sopa y por último el queso rallado generosamente, una buena capa, llevamos al horno durante unos 10 minutos aproximadamente o hasta que el queso esté fundido por completo
9. Servimos inmediatamente antes de que se enfríe y ¡a disfrutar!

Preparación con Thermomix:

1. Primero pelaremos las cebolla y las partimos en cuartos, igualmente hacemos con el ajo, las ponemos en el vaso y troceamos programando 5 segundos, velocidad 4, bajamos los restos de las paredes con la espátula 
2. Añadimos el aceite y la mantequilla en pomada junto con una pizca de sal y programamos 15 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara
3. Seguidamente incorporamos la mostaza, la pimienta y la harina, la cocinamos para que no sepa a cruda programando 1 minuto, temperatura 100º, velocidad cuchara, terminado el tiempo añadimos el vino y el brandy y reducimos programando 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1
4. Acabado el tiempo incorporamos el tomate rallado, el caldo y la pastilla de Avecrem o sal al gusto y cocinamos programando 15 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario, mientras tanto iremos tostando el pan
5. Puedes cortar unas rebanadas finitas y tostarlas en el horno a 200º, calor arriba y abajo, unos 3-4 minutos por cada lado, o incluso en el tostador si vas con prisa, esto si vas a servir la sopa en una sopera o fuente grande, pero como los míos eran individuales decidí optar por unos picatostes caseros (receta aqui) y quedaron genial
6. Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo
7. Una vez tenemos la sopa ya lista, veremos que nos ha quedado con una consistencia un pelín espesita, lo justo, no mucho, pero tampoco líquida, es así como la queremos, volcamos en una fuente grande o si lo prefieres como hice yo en varias individuales (tienen que ser aptas para horno)
8. Llenaremos tres cuartas partes de la capacidad del recipiente, incorporamos las rebanadas de pan tostado o picatostes encima de la sopa y por último el queso rallado generosamente, una buena capa, llevamos al horno durante unos 10 minutos aproximadamente o hasta que el queso esté fundido por completo
9. Servimos inmediatamente antes de que se enfríe y ¡a disfrutar!



Esta sopa ha sido todo un descubrimiento porque se ha convertido desde hoy en una de mis favoritas...

Aquí os dejo la receta original: http://canalcocina.es/receta/sopa-gratinada-de-cebolla

domingo, 4 de marzo de 2018

Petit Suisse de limón

Que ganas tenía de preparar esta receta, un postre rapidísimo que es completamente imposible que te de pereza hacerlo porque te llevará tan solo 10 minutos, ya verás como sorprendes a los tuyos y cuando los prueben y vean lo ricos y cremosos que están te harán hasta la ola... Yo quería hacerlos de fresa y con fruta fresca ahora que estamos en temporada, pero al final me decidí por los de limón porque me apetecían muchísimo además así también aprovecho y participo en el reto que proponía este mes "Cocinando Sabores" están deliciososss y creo que no tardando mucho prepararé los otros, lo mejor de todo es que, con esta misma receta podemos preparar el sabor que más nos guste. No dejéis de hacerlos porque os prometo que ¡vuelan!. 



Ingredientes:

-500 Ml de leche
-1 Sobre de gelatina de limón Royal
-1 Tarrina de queso crema tipo Philadelphia
-200 Ml de nata para montar
-Unas gotitas de aroma natural de limón marca Vahiné (opcional)
-60 Gr de Azúcar

Preparación tradicional:

1. Ponemos en un cazo la leche a calentar y antes de que comience a hervir lo retiramos
2. Añadimos el sobre de gelatina y removemos bien con ayuda de unas varillas hasta que veamos que se ha disuelto por completo
3. Seguidamente añadiremos el resto de ingredientes, el queso crema, el aroma de limón (opcional), yo si le puse, luego la nata y el azúcar, mezclamos y batimos con la batidora turmix si fuera necesario para evitar que queden grumos
4. Para finalizar vertemos nuestra mezcla en vasitos o tarros pequeños de cristal y esperamos que pierdan todo el calor, despues los llevamos a la nevera y mejor esperamos hasta el día siguiente para dar tiempo a que cuaje la gelatina

Preparación con Thermomix:


1. Ponemos la leche en el vaso y la calentamos programando 3 minutos, temperatura 100º, velocidad 1
2. Añadimos entonces el sobre de gelatina y mezclamos bien programando 1 minuto, sin temperatura, velocidad 3
3. Seguidamente añadiremos el resto de ingredientes, el queso crema, el aroma de limón (opcional), yo si le puse, luego la nata y el azúcar y volvemos a mezclar programando 30 segundos, velocidad 5
4. Para finalizar vertemos nuestra mezcla en vasitos o tarros pequeños de cristal y esperamos que pierdan todo el calor, después los llevamos a la nevera y mejor esperamos hasta el día siguiente así daremos tiempo a que la gelatina cuaje


Podrás comerlos de dos en dos (como decía el anuncio) pero eso si... mucho mas sanamente...


Verás como te van a gustar, pero estoy segura que a los niños les chiflarán!!
Anímate a prepararlos de tu sabor preferido, gustarán tanto que te pedirán que repitas...