jueves, 14 de diciembre de 2017

Tarta rústica de tomates cherry a la provenzal

Seguro que llega la hora de la cena y no sabes que preparar, apuesto a que te apetece esta rica tarta salada llena de aromas y sabor, y sí, esta vez con sabor a Italia y a sus hiervas de la provenza.

Ingredientes:

-1 Plancha de hojaldre redonda
-Unos 30 tomates cherry aproximadamente

Para el aderezo:

-2 Cucharaditas de vinagre de módena
-1 Cucharadita de salsa de soja
-1 Cucharadita de salsa Perrins
-1 Cucharada de aceite de oliva virgen extra
-1 Cucharadita colmada de hiervas provenzales, las venden ya preparadas, si no las tenéis, podéis hacer como yo y añadir las que tengáis por casa, yo puse 1/4 de cucharadita de cada una de las siguientes:
-1/4 De cucharadita de Romero
-1/4 De cucharadita de albahaca
-1/4 De cucharadita de hierbabuena
-1/4 De cucharadita de tomillo
-1/4 De cucharadita de eneldo
-1/4 De cucharadita de orégano
-Una pizca de sal


Preparación:

1. Empezamos echando todos los ingredientes del aderezo en un bol, ponemos las hiervas, el aceite, el vinagre de módena, la salsa de soja y la salsa perrins, mezclamos muy bien para que todo se integre y reservamos
2. Ahora cogemos los tomates cherry, los lavamos y secamos, después los iremos cortando por la mitad y reservamos
3. Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo
4. Cogemos un molde desmontable (el mio de 24 cm de diámetro) le ponemos en la base una lámina de papel vegetal e iremos colocando dentro  y con cuidado el hojaldre, a continuación con una brocha de silicona vamos pincelando toda la superficie del hojaldre con la mezcla que teníamos reservada 
5. Seguidamente pondremos las mitades de los tomates boca abajo hasta llenar todo el molde, después, volveremos a pincelar con la brocha y el aderezo por encima de los tomates solo ligeramente, tampoco queremos que se nos moje el hojaldre y por último espolvoreamos una pizca de sal
6. Llevamos al horno y horneamos durante 20 minutos aproximadamente o hasta que observemos que los tomates ya están asados y el hojaldre dorado


Deliciosa a mas no poder, muy simple, fácil y rapidísima!!
¿Que me decís? ¿os la vais a perder?

Nota: la puedes hacer igualmente en una fuente apta para horno grande rectangular o en una bandeja que tenga algo de altura si le pones la plancha de hojaldre también rectangular






martes, 5 de diciembre de 2017

Piruletas de queso

Esta receta que os traigo hoy no puede ser mas sencilla y rápida de preparar, hará las delicias de ñiños y no tan niños si las hacéis para una fiesta de cumpleaños o para una reunión con amig@s, al igual que si decidís ponerlas como entrante para las cenas de las fechas que se acercan. Aquí puedes dejar volar tu imaginación y ponerlas trocitos pequeños de jamon york, jamón serrano, chorizo, bacon, salchichas, semillas de sésamo, de amapola, pipas, especias, como orégano, curry, pimentón, cebolla en polvo, hiervas de la provenza, etc... yo que se, lo que se te ocurra y lo que mas te guste, también puedes mezclar varios tipos de queso que es lo que yo hice, puse una mezcla de 4 quesos y parmesano. Sea como sea y le eches lo que le eches, seguro que os van a encantar...





















Ingredientes:

-Queso parmesano rallado o en polvo y queso rallado emmental, gouda, mezcla de 4 quesos,etc...
-Palos de madera de brocheta 
-Semillas de sésamo y/o amapola
-Especias, jamón york, serrano, chorizo, salchicas, etc...

Para decorar el vaso: 

Opcional

-Sal gorda o de mesa
-1 Bolsa hermética para congelados con ZIP
-Colorante en pasta

Preparación:

1. Lo primero que haremos será rallar el queso con un rallador o una picadora y después pondremos un papel vegetal sobre la bandeja del horno
2. Precalentamos el horno a 180º
3. Mojamos con un poco de agua las brochetas de madera para que no se nos quemen una vez dentro del horno e iremos colocando sobre el papel vegetal círculos con el queso (que no sean muy grandes, ya que luego se expanden) podemos ayudarnos con un corta pastas y luego encima del queso pondremos el ingrediente que mas nos guste, una vez listas colocamos un palo de brocheta en el centro de cada círculo y dejaremos una separación entre una y otra además de ponerlas en sentido contrario como indica la imagen de abajo



4. Horneamos durante unos 10 minutos mas o menos, el queso debe estar bien fundido
5. Entonces esperamos a que enfríen un par de minutos porque quemarán bastante y las sacamos con cuidado y con ayuda de una espátula 
6. Servimos en un vaso alargado con sal de colores en el fondo para que no se muevan
7. Para hacer la sal de colores es muy sencillo, cogemos una bolsa hermética de las que usamos para congelar si es posible que tenga cierre ZIP si no tenemos usaremos una normal y le haremos un nudo, echamos un buen puñado de sal en la bolsa, seguidamente unas gotas de colorante en pasta y cerramos la bolsa vigilando que quede bien cerrada, después mezclaremos bien con los dedos haciendo círculos para que la sal se mueva bien y se integre con el colorante, una vez está bien mezclado y veamos que no quedan restos de colorante echamos el contenido en el vaso y listo para decorar

¡Ricas, ricas!







viernes, 1 de diciembre de 2017

Whoopies pie red velvet

¡Hola! hoy participo por primera vez en el reto "Cocina de película" que organiza mensualmente Dulces Helen's, donde se escoge una película y hay que cocinar un plato que esté inspirado y/o relacionado con la misma. La película que toca este mes es, "Todos los días de mi vida" yo no la había visto, así que la busqué y me puse a verla, que bonita es, me gustó mucho, vamos, que para mí, toda pelí que sea de estas que se te cae la lagrimilla sin querer, es que me encanta... De entre todos los ingredientes, nombres de comidas, bebidas, dulces, etc... que salen en la peli, mi cabeza se paró de repente cuando en la boda de Paige y Leo, ella le dice los votos matrimoniales que ha escrito en un menú de restaurante y mirándole fijamente le dice así: "Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige, hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no, consentir, disentir, respecto al pastel de terciopelo rojo, vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar" vamos que mas bonito no podía ser, y pensé enseguida que este sería mi particular terciopelo rojo, unos whoopies pie red velvet que hacía mucho tiempo rondaban por mi cabeza, espero que os gusten tanto como a nosotros, además no te preocupes si te sobran, los puedes congelar, aunque no creo que esto pase... ejem ejem... Yo desde luego me lo he pasado genial preparándolos, los rellené con mi frosting de queso mascarpone, que es el que mas nos gusta en casa y así no me complico la vida, voy a lo seguro. Pero, como, ¿que aún no los has probado?, ¿y a que estás esperando? te los recomiendo 100%, pero cuidado, que he oído por ahí que son adictivos jeje Deliciosos, y encima son tan bonitos, tan esponjosos, tan delicados... ¿que mas se puede pedir...? 





















Ingredientes: (salen unas 22/24 unidades mas o menos)

Para la masa de los bizcochos:

-100 Ml de leche entera o nata líquida
-2 Cucharadita de zumo de limón
-180 Gr de azúcar moreno 
-120 Gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
-1 Huevo L 
-1 Cucharadita de esencia o aroma de vainilla
-280 Gr de harina
-1 Cucharadita de levadura química (tipo Royal)
-Media cucharadita de bicarbonato sódico
-2 cucharadas colmadas de chocolate puro valor 
-1 Pizca de sal
-1 Cucharadita de colorante en pasta rojo/rojo intenso (el mio marca Wilton)

Para el frosting:

-400 Ml de nata para montar mínimo 35% de materia grasa (debe estar muy fria)
-3 Cucharadas de azúcar glass
-Media cucharadita de esencia o aroma de vainilla 
-200 Gr de queso mascarpone

Preparación tradicional:

1. Lo primero que haremos será tamizar los ingredientes secos, echamos en un colador o tamiz la harina, la levadura, el bicarbonato, el chocolate puro valor y la sal (reservamos)


2. En una jarrita pequeña vamos preparando el buttermilk (suero de mantequilla) que no tiene mas secreto que mezclar la leche con el zumo de limón y reservamos, no os asustéis si veis que comienza un poco como a cortarse, el objetivo de este suero no es otro que aportar esponjosidad y jugosidad además de incrementar el sabor en el resultado final de la receta, si podéis encontrarlo en algún comercio cerca de vuestra casa entonces prescindiréis de este paso
3. En un bol grande, colocamos el azúcar y la mantequilla, batiremos enérgicamente con una varillas (mejor si son eléctricas) y a continuación añadiremos el huevo, seguimos batiendo, cuando esté integrado por completo echaremos la vainilla y el colorante, mezclamos de nuevo



4. Ahora iremos añadiendo poco a poco (y a cucharadas) la mezcla que teníamos tamizada a la vez que mezclamos y entre medias añadimos el buttermilk, primero la mitad, removemos, luego otro poco de la mezcla del tamizado, removemos, el resto del buttermilk y removemos despacio, con una espátula de silicona y con movimientos envolventes hasta que estén todos los ingredientes muy bien integrados
5. Después llevaremos nuestra masa a una manga pastelera grande con boquilla redonda o sin boquilla con abertura pequeña (reservamos)




6. A continuación vamos a montar el frosting para que se nos vaya enfriando, en un bol, pondremos todos los ingredientes, la nata, (que debe estar muy fría, es importante para que no se nos corte y se haga mantequilla), el azúcar glass, la vainilla y el queso mascarpone, batiremos enérgicamente con las varillas manuales o eléctricas hasta que observemos que ya está firme, metemos en una manga pastelera grande con boquilla rizada y llevamos a la nevera para que enfríe y no se nos baje


7. Precalentamos el horno a 180º
8. Seguidamente, cogemos una lámina de papel vegetal para horno y podéis ayudaros como hice yo dibujando con un rotulador y un corta pastas redondo de unos 3-4 cm de diámetro unos círculos, dejando separación entre uno y otro ya que luego crecerán en el horneado, una vez dibujados los círculos, damos la vuelta al papel y lo colocamos sobre la bandeja del horno, cogemos la manga pastelera con la masa e iremos colocando pequeños montoncitos sobre los círculos, (con cuidado de no poner mucha cantidad de masa, que luego suben), una vez los tengamos todos ponemos un par de paños de cocina sobre la encimera y subimos la bandeja con ambas manos hacia arriba y la dejamos caer sobre los trapos, esto lo hacemos para que no nos salgan burbujas en la masa

                            

9. Hornearemos durante 8/9 minutos y dejaremos enfriar sobre una rejilla
10. Una vez hayan enfriado por completo, procedemos a montar los whoopies, sacamos la manga de frosting de la nevera, cogemos una mitad, rellenamos con frosfing y ponemos otra mitad encima formando un sandwich, así con todos hasta que terminemos


11. Llevamos a la nevera hasta la hora de servir, si nos sobran demasiados, los podemos congelar individualmente en papel film y luego a su vez en una bolsa de congelación con zip, así si tenemos antojo de comernos uno un día cualquiera, solo lo sacamos una hora antes del congelador y para la hora del café lo tenemos tan rico y esponjoso como si lo acabáramos de hacer


Preparación con Thermomix:

1. Lo primero que haremos será tamizar los ingredientes secos, echamos en el vaso la harina, la levadura, el bicarbonato, el chocolate puro valor y la sal, programamos 20 segundos velocidad 8-10 podemos volcar en el cestillo a modo de tamiz (reservamos)
2. Con la tapa puesta en el vaso (cerrado) colocamos una jarrita y pulsando la tecla "balanza" mediremos los 100 ml de leche que mezclaremos con el limón para preparar el buttermilk (suero de mantequilla) y reservamos, no os asustéis si veis que comienza un poco como a cortarse, el objetivo de este suero no es otro que aportar esponjosidad y jugosidad además de incrementar el sabor en el resultado final de la receta, si podéis encontrarlo en algún comercio cerca de vuestra casa entonces prescindiréis de este paso
3. Ponemos en el vaso el azúcar y la mantequilla, y programamos, 3 minutos, velocidad 3, bajamos los restos de las paredes del vaso con la espátula hacia abajo, ahora incorporamos el huevo, la vainilla y el colorante, programamos 30 segundos velocidad 2
4. Ahora iremos añadiendo poco a poco el resto de ingredientes, programamos 1 minuto, velocidad 3 y con una cuchara iremos echando por el bocal la mezcla que teníamos tamizada y entre medias añadimos el buttermilk, primero la mitad, luego otro poco de la mezcla del tamizado, luego el resto del buttermilk y así hasta que quede todo bien integrado
5. Después llevaremos nuestra masa a una manga pastelera grande con boquilla redonda o sin boquilla con abertura pequeña (reservamos)
6. A continuación vamos a montar el frosting para que se nos vaya enfriando, en el vaso que debe estar bien limpio y seco, ponemos la mariposa en las cuchillas, y añadiremos todos los ingredientes, primero la nata, (tiene que estar muy fría, para que no se nos corte, esto y no pasarnos de tiempo al batir para que no se haga mantequilla), el azúcar glass, la vainilla y el queso mascarpone, programamos velocidad 3 y medio "sin tiempo" y "sin temperatura" hasta que observemos a través del bocal que ya está firme, metemos en una manga pastelera grande con boquilla rizada y llevamos a la nevera para que enfríe y no se nos baje
7. Precalentamos el horno a 180º
8. Seguidamente, cogemos una lámina de papel vegetal para horno y podéis ayudaros como hice yo dibujando con un rotulador y un corta pastas redondo de unos 3-4 cm de diámetro unos círculos, dejando separación entre uno y otro ya que luego crecerán en el horneado, una vez dibujados los círculos, damos la vuelta al papel y lo colocamos sobre la bandeja del horno, cogemos la manga pastelera con la masa e iremos colocando pequeños montoncitos sobre los círculos, (con cuidado de no poner mucha cantidad de masa, que luego suben), una vez los tengamos todos ponemos un par de paños de cocina sobre la encimera y subimos la bandeja con ambas manos hacia arriba y la dejamos caer sobre los trapos, esto lo hacemos para que no nos salgan burbujas en la masa
9. Hornearemos durante 8/9 minutos y dejaremos enfriar sobre una rejilla
10. Una vez hayan enfriado por completo, procedemos a montar los whoopies, sacamos la manga de frosting de la nevera, cogemos una mitad, rellenamos con frosfing y ponemos otra mitad encima formando como un sandwich, así con todos hasta que terminemos
11. Llevamos a la nevera hasta la hora de servir, si nos sobran demasiados, los podemos congelar individualmente en papel film y luego a su vez en una bolsa de congelación con zip, así si tenemos antojo de comernos uno un día cualquiera, solo lo sacamos una hora antes del congelador y para la hora del café lo tenemos tan rico y esponjoso como si lo acabáramos de hacer

Preparación con Silvercrest:

1. Lo primero que haremos será tamizar los ingredientes secos, echamos en un colador o tamiz la harina, la levadura, el bicarbonato, el chocolate puro valor y la sal (reservamos)
2. En una jarrita pequeña vamos preparando el buttermilk (suero de mantequilla) que no tiene mas secreto que mezclar la leche con el zumo de limón y reservamos, no os asustéis si veis que comienza un poco como a cortarse, el objetivo de este suero no es otro que aportar esponjosidad y jugosidad además de incrementar el sabor en el resultado final de la receta, si podéis encontrarlo en algún comercio cerca de vuestra casa entonces podéis saltaros este paso
3. Echamos en el vaso de nuestra amasadora el azúcar y la mantequilla, poniendo el accesorio "pala" y batiremos durante unos 3 minutos a velocidad 3, A continuación añadiremos el huevo, seguimos batiendo, cuando esté integrado por completo echaremos la vainilla y el colorante, mezclamos de nuevo, bajamos los restos de las paredes del vaso con una espátula de silicona


4. Ahora iremos añadiendo poco a poco el resto de ingredientes mientras seguimos mezclando a velocidad 3, con una cuchara iremos incorporando la mezcla que teníamos tamizada y entre medias añadimos el buttermilk, primero la mitad, luego otro poco de la mezcla del tamizado, luego el resto del buttermilk y así hasta que quede todo bien integrado
5. Después llevaremos nuestra masa a una manga pastelera grande con boquilla redonda o sin boquilla con abertura pequeña (reservamos)


6. A continuación vamos a montar el frosting para que se nos vaya enfriando, ponemos en el vaso batidor todos los ingredientes, la nata, (que debe estar muy fría, es importante para que no se nos corte y se haga mantequilla), el azúcar glass, la vainilla y el queso mascarpone, con el accesorio "varillas" y batiremos a velocidad media (yo le puse a 5) hasta que observemos que ya está firme, aproximadamente unos 2 minutos pero lo vais vigilando, metemos en una manga pastelera grande con boquilla rizada y llevamos a la nevera para que enfríe y no se nos baje


7. Precalentamos el horno a 180º
8. Seguidamente, cogemos una lámina de papel vegetal para horno y podéis ayudaros como hice yo dibujando con un rotulador y un corta pastas redondo de unos 3-4 cm de diámetro unos círculos, dejando separación entre uno y otro ya que luego crecerán en el horneado, una vez dibujados los círculos, damos la vuelta al papel y lo colocamos sobre la bandeja del horno, cogemos la manga pastelera con la masa e iremos colocando pequeños montoncitos sobre los círculos, (con cuidado de no poner mucha cantidad de masa, que luego suben), una vez los tengamos todos ponemos un par de paños de cocina sobre la encimera y subimos la bandeja con ambas manos hacia arriba y la dejamos caer sobre los trapos, esto lo hacemos para que no nos salgan burbujas en la masa
9. Hornearemos durante 8/9 minutos y dejaremos enfriar sobre una rejilla
10. Una vez hayan enfriado por completo, procedemos a montar los whoopies, sacamos la manga de frosting de la nevera, cogemos una mitad, rellenamos con frosfing y ponemos otra mitad encima formando un sandwich, así con todos hasta que terminemos
11. Llevamos a la nevera hasta la hora de servir, si nos sobran demasiados, los podemos congelar individualmente en papel film y luego a su vez en una bolsa de congelación con zip, así si tenemos antojo de comernos uno un día cualquiera, solo lo sacamos una hora antes del congelador y para la hora del café lo tenemos tan rico y esponjoso como si lo acabáramos de hacer


Listos y acabados justo para acompañarlos con un café o un té mientras vemos esta película tan bonita, tanto como estos bizcochitos terciopelo rojo, seguro que no te puedes resistir...









miércoles, 29 de noviembre de 2017

Croquetas sabor San Jacobo

Aquí estoy de nuevo con el "reto croquetil" de este mes que creo que os va a gustar mucho, ya veréis, tanto a niños como a mayores. Llevaba tiempo queriendo hacer croquetas de jamón york y queso, lo que no sabía es que al probarlas me iban a recordar tanto al sabor del San Jacobo y entonces así decidí llamarlas. Al ir a empanarlas, intenté hacerlas forma de cuadrado para simular unos mini jacobitos que probé una vez hace ya muchos años y oye, quedaron bien monas... Luego, para el rebozado voy a daros un consejo, si podéis rallar el pan en vuestra casa ya sea en una picadora o procesador de alimentos, ¿que por que? pues porque el resultado final del rebozado depende 100% de este paso, los paquetes de pan rallado que venden en los supermercados además de venir bastante mas grueso y apelmazado (que le dará una textura basta a nuestras croquetas) nos aporta un sabor que para nada tiene que ver con el que nosotros prepararemos en casa, no se tarda tanto y os prometo que lo vais a notar. Creo que estas voy a repetirlas, porque uff ¡¡que buenas están!!!









Ingredientes:

-150 Gr de jamón york de buena calidad
-150 Gr de queso que funda bien, el que mas os guste, puede ser parmesano, tranchetes, havarti, emental, gouda, etc... 
-500 Ml de leche entera o semidesnatada
-1 Cucharada de aceite de oliva virgen  extra 
-20 Gr de mantequilla
-60 Gr de harina
-Aceite de oliva (para freirlas)
-2 Huevos para el empanado
-Pan rallado
-Sal

Preparación tradicional:

1. Ponemos una olla al fuego, echamos la cucharada de aceite y la mantequilla, dejamos que se funda con cuidado que no se nos queme y entonces incorporamos la harina sin dejar de remover hasta que se cocine un poco y tome un tono tostado
2. Ahora añadimos la leche, "del tiempo o templada" sin dejar de remover hasta que comience a espesar, añadimos también la sal al gusto, y finalmente incorporamos el jamón york y el queso, (yo le puse cheddar curado rallado y dos cucharadas soperas de parmesano), dejamos que se termine de cocinar hasta que espese y entonces retiramos del fuego 
4. Volcamos la masa en una fuente rectangular, tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente


5. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de un cuchillo, vamos haciendo cuadrados a la masa y con cuidado daremos forma de cuadrado a las croquetas con las manos para que mantengan la forma en que las cortamos, luego las pasamos por huevo batido y después por pan rallado, seguidamente las iremos colocando en plato grande o fuente


6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
7. Servimos inmediatamente

Preparación con Thermomix:

1. Ponemos en el vaso el aceite y la mantequilla, programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara
2. Incorporamos la harina y rehogamos programamndo 1 minuto, temperatura 100º, velocidad cuchara
3. Ahora añadimos la leche, "del tiempo o templada", seguidamente la sal al gusto y el jamón york con el queso, (yo le puse cheddar curado rallado y dos cucharadas soperas de parmesano), programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad 2
4. Volcamos la masa en una fuente rectangular y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente
5. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de un cuchillo, vamos haciendo cuadrados a la masa y con cuidado daremos forma de cuadrado a las croquetas con las manos para que mantengan la forma en que las cortamos, luego las pasamos por huevo batido y después por pan rallado, seguidamente las iremos colocando en plato grande o fuente
6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
7. Servimos inmediatamente


Cremosas a mas no poder... con un rebozado extra fino y crujiente para no quitar protagonismo a la masa, pero sobre todo están ricas a rabiar!!







viernes, 24 de noviembre de 2017

Panettone

Sabemos que se acerca la Navidad cuando comenzamos a ver este delicioso bollo expuesto por las estanterías de todos los supermercados y pastelerías que frecuentamos... El Panettone, es un dulce con masa tipo brioche que elaboramos primeramente con una masa madre y que puede llevar en su interior pasas, frutas confitadas, frutos secos, o gotas de chocolate como en mi caso. Esta receta de origen italiana, concretamente de la región de Milán, consigue dar a este bollo una consistencia muy esponjosa, tierna y llena de aromas, que como no podía ser de otra manera, se ha convertido en todo un clásico cuando se acercan estas fechas y no solo allí si no a nivel mundial. Los moldes es lo que te puede llevar a echarte para atrás a la hora de hacer la receta, pero no te preocupes, hoy en día son muy fáciles de encontrar, los tienes por internet, en tiendas de repostería creativa, en Amazon, los tienes también de aluminio desmontable que no son nada caros y seguro que te saldrá genial con cualquiera de ellos, aunque también si nos gustan las manualidades, está el básico tutorial que encontramos por la red y que nos enseña como hacerlos nosotr@s mism@s. Yo tuve la suerte de que me los regalara mi amiga Rosita (mas maja mi niñaa siempree, ainsss) y aún me quedan para otra vez mas, además son bastante resistentes. No voy a engañaros y deciros que es una receta super fácil, porque no lo es, bueno, a ver, pasa un poco como nuestro espectacular "Roscón de Reyes"  que no es que sea dificil, es que puede llegar a hacerse pesada, porque lleva varios levados y muchas elaboraciones, pero una vez lo hacemos la primera vez ya el susto desaparece yo me organizo bastante bien haciendo otras cosas mientras la masa duerme que te duerme y sube que te sube jeje, además, lo que siempre digo, merece tanto la pena hacerlo en casa que os animo a que lo probéis aunque sea tan solo una vez. Bueno, que, ¿nos ponemos a ello?





















Ingredientes:

Para la masa madre:

-130 Gr de harina de fuerza
-70 Ml de leche
-20 Gr de levadura fresca de panadería (prensada)
-1 Cucharadita de azúcar

Para la masa:

-100 Gr de azúcar glass
-La piel o ralladura de un limón, de una naranja, o media de cada uno
-60 Ml de leche
-30 Ml de miel (yo le puse azúcar invertido, receta aquí)
-Media cucharadita de esencia de vainilla
-2 Huevos medianos
-30 Gr de levadura fresca de panadería (prensada)
-30 Ml de agua de azahar
-450 Gr de harina de fuerza
-1 Pizca de sal
-120 Gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
-1 Huevo batido o leche para pincelar al final

Para el relleno:


-300 Gr de frutos secos, pasas (hidratadas en 50 ml de brandy o ron), fruta escarchada, gotas de chocolate, etc...

Preparación tradicional:

1. Lo primero que haremos será preparar la "masa madre" o "prefermento" y para ello, mezclaremos todos los ingredientes, 130 gr de harina, 70 ml de leche, 20 gr de levadura fresca y 1 cucharadita de azúcar, amasaremos unos 4 o 5 minutos, después formamos una bola y la introducimos en un bol grande con agua templada hasta que doble su volumen (unos 10-15 minutos) 
2. Mientras tanto, vamos preparando todos los ingredientes de la masa principal, primero mezclaremos en un bol el azúcar glass con la ralladura del limón, de la naranja o ambos y mezclamos bien para que quede aromatizada (reservamos)
3. En otro bol grande a parte, iremos echando todos los ingredientes excepto la mantequilla, pondremos la harina de fuerza, la masa madre, el azúcar aromatizada, la levadura fresca desmenuzada, la leche, los huevos, la miel (yo puse azúcar invertido), la esencia de vainilla, el agua de azahar y la pizca de sal, mezclaremos bien y posteriormente amasaremos varios minutos hasta que esté todo bien integrado 
4. Ahora iremos echando la mantequilla a temperatura ambiente, en cubitos pequeños y seguiremos amasando hasta que quede completamente integrada entonces dejamos la masa en forma de bola dentro del mismo bol y taparemos con un trapo limpio, papel film o por ejemplo yo, tengo un gorro de ducha de estos de plástico, que utilizo solo para levar las masas y me es muy útil, esperamos unos 45 minutos aproximadamente hasta que la masa haya doblado su volumen
5. Mientras podemos ir troceando los frutos secos, si es que vamos a ponerle o por otro lado hidratando las pasas si optamos por esta opción, si añadimos fruta escarchada o gotas de chocolate nos ahorramos este paso 
6. Pasado el tiempo y con la masa ya queriendo salir por los bordes, la sacamos del bol, y colocamos sobre una superficie enharinada, amasamos un poco para quitar el aire e iremos incorporando los frutos secos, pasas (que podemos hidratar en 50 ml de brandy o ron), fruta escarchada, o gotas de chocolate que es lo que yo elegí
7. Amasamos para que quede bien repartido por toda la masa y haremos las particiones para los moldes, yo dividí la masa en dos y cada una de ellas pesaba 750 gr exactos, hacemos nuevamente una bola con cada mitad y las colocamos en los moldes para panettone, dejamos levar tapadas o en un lugar libre de corrientes mas o menos otros 40 o 45 minutos, deben volver a doblar su volumen
8. Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo
9. Pasado el tiempo, con una brocha de silicona untada en huevo batido o leche, pincelamos la superficie de nuestros panettones, hacemos una cruz en la superficie con un cuchillo afilado y llevamos al horno unos 40 o 45 minutos, si vemos que pasada una media hora comienzan a dorarse demasiado, taparemos los bollos con un papel de aluminio para que no se nos quemen, pasado todo el tiempo, introducimos una brocheta de madera o un cuchillo, si sale limpio es que ya está perfecto, dejamos enfriar sobre una rejilla
10. Servimos acompañado de una taza de chocolate caliente y ya puedes disfrutar con los tuy@s 

Preparación con Thermomix:

1. Lo primero que haremos será aromatizar el azúcar, para ello, ponemos en el vaso que debe estar limpio y seco, los 100 gr de azúcar blanquilla (no azúcar glass) junto con la cáscara del limón, o de la naranja o de ambos, que no lleve nada de parte blanca y programamos 30 segundos velocidad 5-10 sacamos del vaso (reservamos)
2. Si vamos a ponerle frutos secos, los echamos ahora en el vaso y programamos 3 segundos velocidad 5 (reservamos)
3. Lavamos y secamos el vaso, a continuación iremos añadiendo todos los ingredientes de la "masa madre" o "prefermento" 130 gr de harina, 70 ml de leche, 20 gr de levadura fresca y 1 cucharadita de azúcar, programamos 15 segundos, velocidad 4, formamos una bola y la introducimos en un bol grande con agua templada hasta que doble su volumen (unos 10-15 minutos) 



4. Ahora iremos echando en el vaso todos los ingredientes excepto la mantequilla, pondremos la masa madre, el azúcar aromatizada, la harina de fuerza, la levadura fresca desmenuzada, la leche, los huevos, la miel (yo puse azúcar invertido), la esencia de vainilla, el agua de azahar y la pizca de sal, programamos 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga
5. Volvemos a programar 2 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga e iremos echando la mantequilla a temperatura ambiente, en cubitos pequeños por el bocal hasta que quede completamente integrada, acabado el tiempo, dejamos reposar la masa dentro del vaso con el cubilete puesto y cubierto con un trapo limpio o por ejemplo yo, tengo un gorro de ducha de estos de plástico, que utilizo solo para levar las masas y me es muy útil, esperamos unos 40/45 minutos aproximadamente hasta que la masa haya doblado su volumen
6. Pasado el tiempo y con la masa ya queriendo salir por los bordes, volvemos a programar 1 minuto y medio, vaso cerrado, velocidad espiga e iremos incorporando por el bocal lo que hayamos elegido para su interior, ya sean frutos secos, pasas, fruta escarchada, o gotas de chocolate que es lo que yo elegí, la sacamos del vaso, y la colocamos sobre una superficie enharinada
7. Después, haremos las particiones para los moldes, yo dividí la masa en dos y cada una de ellas pesaba 750 gr exactos, hacemos nuevamente una bola con cada mitad y las colocamos en los moldes para panettone, dejamos levar tapadas o en un lugar libre de corrientes mas o menos otros 40 o 45 minutos, deben volver a doblar su volumen


8. Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo
9. Pasado el tiempo, con una brocha de silicona untada en huevo batido o leche, pincelamos la superficie de nuestros panettones, hacemos una cruz en la superficie con un cuchillo afilado y llevamos al horno unos 40 o 45 minutos, si vemos que pasada una media hora comienzan a dorarse demasiado, taparemos los bollos con un papel de aluminio para que no se nos quemen, pasado todo el tiempo, introducimos una brocheta de madera o un cuchillo, si sale limpio es que ya está perfecto, dejamos enfriar sobre una rejilla



10. Servimos acompañado de una taza de chocolate caliente y ya puedes disfrutar con los tuy@s 

Nota: La receta decía que al sacarlos del horno teníamos que atravesar nuestros panettones con una brocheta, varilla o aguja a de 2 cm de la base, de manera que quedaran colgando "boca abajo" y así lo dejáramos enfriar, yo la verdad me dio curiosidad y lo hice con uno si y el otro no, el resultado he de decir que fué el mismo, pero vosotros podéis probarlo también



Ahora es cuando me motivo haciendo fotos al corte....


Solo para que veáis que "MARAVILLA"


Confieso que hice muuuchass mas, pero no las pondré todas, prometido jaja


He probado a congelarlo y ya os iré contando como queda, pero yo no tengo palabras, en serio...



Que poquito queda para la Navidad... ¿vamos poniendo el árbol?







Fuente de la receta: Libro Simplemente espectacular con Thermomix



jueves, 23 de noviembre de 2017

Magdalenas de nata

Que deciros de las magdalenas de nata... Recuerdo la primera vez que las hice, hace ya la tira de años, desde ese momento se convirtieron en mis favoritas, las mejores para la hora del desayuno, pero también para la merienda con un café o chocolate calentito ¡¡uhmm!! tan suaves y esponjosas, con ese olor a recién hechas que me encanta y ese aroma tan rico que dejan al hornearse y lo mejor de todo es, lo rápido que se preparan... ¡Vamos que nos vamos! 

Ingredientes:

-350 Gr de harina
-250 Gr de azúcar
-250 Ml de aceite de girasol
-100 Ml de nata para montar
-4 Huevos L
-1 Sobre de levadura (tipo Royal)
-La ralladura de 1 limón o de media naranja (lo que más os guste)
-Media cucharadita de esencia de vainilla (opcional) yo siempre le pongo
-1 Pizca de sal
-Azúcar para espolvorear al final

Preparación tradicional:

1. Cogemos un colador o tamiz y tamizamos la harina junto con la levadura y la sal (reservamos)
2. Lavamos y secamos el limón, lo rallamos y reservamos
3. En un bol, ponemos los huevos con el azúcar, batimos con unas varillas (si son eléctricas mejor) durante 5 o 6 minutos hasta que veamos que han clareado y duplicado su volumen
4. Entonces añadiremos la ralladura de limón  batimos de nuevo para que todo
se integre, seguidamente incorporamos la nata, el aceite y la esencia de vainilla, volvemos a batir un par de minutos mas aproximadamente
5. Por último iremos añadiendo poco a poco la harina que teníamos tamizada junto con la levadura y la sal, iremos mezclando con una lengua de silicona con movimientos envolventes hasta que quede una masa ligera, homogénea y sin grumos
6. Metemos la masa en una manga pastelera, nos facilitará el trabajo y no se pondrá todo perdido, mientras reposa la masa unos minutos precalentamos el horno a 230º calor arriba y abajo
7. A continuación iremos colocando las cápsulas de nuestras magdalenas sobre una bandeja de aluminio o molde para magdalenas con 12 cavidades, si no tenemos, igualmente nos valdría dentro de unas flaneras de aluminio que pueden ser de las desechables
8. Después, llenamos las cápsulas 3/4 partes de su capacidad, espolvoreamos azúcar por encima de la masa y a la vez las iremos colocando en la bandeja del horno que introducimos a media altura, bajamos a temperatura 210º y 
horneamos durante 15 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno, hasta que hayan subido y estén doraditas, también podemos pinchar un palillo de madera y si sale limpio es que ya están listas
9. Dejamos enfriar sobre una rejilla (solo un poquito, hasta que no quemen) a mi me encantan cuando aún están templadas

Preparación con Thermomix:

1. Lo primero que haremos será tamizar la harina junto con la levadura y la sal, las echamos en el vaso y programamos 20 segundos velocidad 8-10 podemos volcar en el cestillo a modo de tamiz (reservamos)
2. A continuación, colocamos la mariposa en las cuchillas, echamos los huevos y el azúcar, programamos, 7 minutos, temperatura 37º, velocidad 3
3. Añadimos la ralladura de limón, y programamos de nuevo 6 minutos, velocidad 3, esta vez sin temperatura
4. Incorporamos entonces la nata, el aceite y la esencia de vainilla, programamos 3 minutos, sin temperatura, velocidad 2
5. Quitamos la mariposa, añadimos por último la mezcla que teníamos tamizada de harina, levadura y sal, programamos 5 segundos, velocidad 6
6. Metemos la masa en una manga pastelera, nos facilitará el trabajo y no se pondrá todo perdido, mientras reposa la masa unos minutos precalentamos el horno a 230º calor arriba y abajo
7. A continuación iremos colocando las cápsulas de nuestras magdalenas sobre una bandeja de aluminio o molde para magdalenas con 12 cavidades, si no tenemos, igualmente nos valdría dentro de unas flaneras de aluminio que pueden ser de las desechables
8. Después, llenamos las cápsulas 3/4 partes de su capacidad, espolvoreamos azúcar por encima de la masa y a la vez las iremos colocando en la bandeja del horno que introducimos a media altura, bajamos a temperatura 210º y 
horneamos durante 15 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno, hasta que hayan subido y estén doraditas, también podemos pinchar un palillo de madera y si sale limpio es que ya están listas
9. Dejamos enfriar sobre una rejilla (solo un poquito, hasta que no quemen) a mi me encantan cuando aún están templadas


Sugerencias:

-Las podemos hacer con la mitad de ingredientes, que es justo lo que hice yo, eso si, pesa bien las cantidades para que la receta no te falle
-Meteremos las cápsulas de las magdalenas dentro de flaneras de aluminio o bandeja de aluminio (para magdalenas) esto lo hacemos para que no se abran y crezcan hacia arriba cuando las metamos al horno
-Podemos tunearlas y darles nuestro toque personal al sustituir el azúcar de arriba por gotas o fideos de chocolate, piñones, podemos además poner dentro mermelada, o Nutella, etc... por poner, puedes ponerlas lo que se te ocurra, pero tal que así quedan ¡ESPECTACULARES!


¡¡Creo que me comeré otra...!! jeje