martes, 12 de febrero de 2019

Bollitos de leche

Lo mejor cuando llega la hora del desayuno es poder decir, "estos bollitos de leche tan ricos, tiernos y esponjosos los he hecho yo, Ea" Dárselos a tus niños por la mañana para la hora del recreo, comerlos en la merienda, llevarlos si nos vamos de excursión, o de picnic, lo que se te ocurra, vamos, que yo creo que cualquier momento del día es bueno para comerte un panecillo de estos recién horneado ¿verdad que sí? Lo mejor de todo, ¿sabes que es? pues que estos panenillos pueden usarse tanto con dulce como con salado, son ideales para los cumpleaños o fiestas ¿a que se te ocurren unas cuantas ideas con que acompañarlos? Si no es así, yo te cuento algunas mas abajo...


Ingredientes:

-250 Ml de leche entera
-25 Gr de azúcar
-1 Cucharada de azúcar invertido receta aquí (si no tienes puedes poner miel)
-2 Huevos (1 para la masa y otro para pincelar los panecillos)
-50 Gr de mantequilla sin sal en pomada o temperatura ambiente
-30 Gr de levadura prensada o dos sobres de levadura seca de panadero
-450 Gr de harina de fuerza
-Un pellizco de sal

Preparación tradicional:

1. Comenzamos calentando la leche en una jarrita al microondas junto con el azúcar y el azúcar invertido mas o menos 1 minuto, ahora añadimos la levadura desmenuzada, removemos y reservamos unos 5 o 10 minutos 
2. Ahora tamizamos la harina, por otra parte batimos el huevo y reservamos
3. Este paso (podemos hacerlo "si es que la tenemos", en nuestra amasadora Kitchen Aid, SilverCrest, Kenwood...en un bol grande ponemos la harina tamizada, hacemos un hueco en el centro y añadimos la leche con el azúcar y la levadura, ponemos también el huevo batido y la mantequilla (fundida unos segundos al microondas), podemos hacerlo amasando a mano o con varillas eléctricas y amasaremos entre ocho y diez minutos, cuando llevamos un par de minutos añadimos la pizca de sal, seguimos amasando, pasado el tiempo haremos con la masa una bola, tapamos el bol con un paño limpio o film transparente y dejamos levar hasta que haya triplicado su volumen, entre hora y hora y media en un lugar libre de corrientes
4. Trascurrido el tiempo vamos dividiendo la masa, nos saldrán entre 14 y 16 panecillos dependiendo del tamaño, intenta que no pesen mas de 20 gr cada uno, primero hacemos bolas con la masa, luego los vamos aplanando para darles forma de panecillo, luego los vamos colocando en una bandeja grande dejando separación entre ellos ya que volverán a levar, entonces con un cuchillo afilado les haremos unos cortes diagonales, como 3 o 4 cortes, tapamos nuevamente con el paño o o con film transparente y esperamos de nuevo hasta que dupliquen su volumen, aproximadamente 45 minutos o 1 hora en un espacio libre de corrientes
5. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo cuando nos falten unos 10 minutos de levado, pasado el tiempo retiramos el trapo, batimos el huevo que teníamos reservado y pintamos los panecillos con ayuda de una brocha de silicona, llevamos la bandeja al horno y horneamos unos 15/16 minutos o hasta que comiencen a dorarse
6. Luego los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla

Preparación con Thermomix:

1. Para empezar pulsamos la tecla "balanza" añadimos y pesamos la leche, el azúcar, el azúcar invertido y la mantequilla, vamos a templarlo programando 3 minutos, temperatura 37º, velocidad 2, acabado el tiempo abrimos el vaso, echamos la levadura desmenuzada y mezclamos programando 5 segundos, velocidad 4
2. Seguidamente tamizamos la harina, por otra parte batimos el huevo y vamos a incorporar estos dos ingredientes a la mezcla que tenemos dentro del vaso, luego mezclamos programando 15 segundos, velocidad 6 y a continuación amasamos programando 8 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga, cuando lleve amasando mas o menos un minuto, añadiremos la pizca de sal por el bocal
3. Dejamos levar hasta que haya triplicado su volumen, entre una hora u hora y media dentro del vaso y en un lugar cálido
4. Trascurrido el tiempo vamos dividiendo la masa, nos saldrán entre 14 y 16 panecillos dependiendo del tamaño, intenta que no pesen mas de 20 gr cada uno, primero hacemos bolas con la masa, luego los vamos aplanando para darles forma de panecillo, luego los vamos colocando en una bandeja grande dejando separación entre ellos ya que volverán a levar, entonces con un cuchillo afilado les haremos unos cortes diagonales, como 3 o 4 cortes, tapamos nuevamente con el paño o o con film transparente y esperamos de nuevo hasta que dupliquen su volumen, aproximadamente 45 minutos o 1 hora en un espacio libre de corrientes



5. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo cuando nos falten unos 10 minutos de levado, pasado el tiempo retiramos el trapo, batimos el huevo que teníamos reservado y pintamos los panecillos con ayuda de una brocha de silicona, llevamos la bandeja al horno y horneamos unos 15/16 minutos o hasta que comiencen a dorarse
6. Luego los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla


¿Que te parece servirlos así tal cual en el desayuno con queso tipo Philadelphia y mermelada de frutos rojos?


Seguro que no puedes comerte solo uno...


Hechos con ingredientes que todos tenemos en casa, y sin aceites de palma, gustan a todos los publicos y van bien en cualquier ocasión...

Sugerencias:

-Podemos servir estos tiernos bollitos tanto con dulce como con salado
-Para cumpleaños o fiestas con embutidos, mortadela, jamón serrano,   chorizo, jamón york y queso, patés, sobrasada...
-En el desayuno con mantequilla y mermelada, queso fresco, nocilla...
-Pueden conservarse 3 o 4 días en una bolsa cerrada con ZIP o también   podemos congelarlos en bolsitas de congelación individuales e irlos sacando   según nos apetezcan

viernes, 8 de febrero de 2019

Trenza de hojaldre con pollo, champiñon y bechamel

Esto si que es una cena de viernes, con "F" de finde, cenas de esas que molan mazo.... Dar la bienvenida al fin de semana con esta trenza de hojaldre que esconde en su interior pollo, cebolla, champiñon y bechamel es todo un lujazo... Y ya si la acompañamos con una cervecita mejor que mejor... No te digo ná y te lo digo todo, venga, corre a prepararla ya verás lo riquííísima que está!!!


Ingredientes:

-1 Lámina de hojaldre rectangular
-6 Solomillos de pollo o una pechuga de pollo mediana
-1 Cebolla grande
-2 o 3 Champiñones
-1 Chorrito de vino blanco
-1 Cucharada de harina
-300 Ml de leche entera o semidesnatada
-Semillas de amapola o semilla de sésamo (opcional)
-1 Huevo batido para pincelar el hojaldre
-1 Pizca de pimienta negra recién molida (opcional) 
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal 

Preparación:

1. Vamos a comenzar poniendo al fuego una sartén a la que añadiremos un chorrito de aceite, pelamos una cebolla, la partimos en juliana y la añadimos a la sartén con una pizca de sal, mientras tanto limpiamos y troceamos los champiñones, hacemos lo mismo con el pollo, le quitamos toda la grasa o nervios que pueda tener y lo troceamos en juliana
2. Cuando la cebolla empiece a coger color añadimos el pollo salpimentado, lo sofreimos junto con la cebolla y vamos removiendo hasta que vaya dorando, entonces añadimos el champiñon, mezclamos nuevamente e incorporamos el vino, esperamos un par de minutos para que reduzca
3. Ahora echamos la harina, removemos para que pierda el sabor a cruda otro par de minutos y entonces añadimos la leche, y sin dejar de remover esperamos a que comience a espesar, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario, lo ponemos todo en un bol y esperamos a que pierda el calor para que no se nos rompa el hojaldre
4. Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo
5. A continuación, cogemos la plancha de hojaldre, la ponemos sobre un papel de horno, con un cuchillo realizamos cortes en los laterales, rectos o en diagonal, como más te guste, de unos dos centímetros de separación entre uno y otro, puedes doblar el hojaldre en tres partes iguales para hacer unas particiones más exactas
6. Dejamos el centro libre e iremos colocando bien repartido el sofrito que teníamos reservado
7. Ahora iremos cerrando el hojaldre con cuidado, intercalando las tiras, desde fuera hacia el centro (como indica la foto) así hasta el final, pintamos el hojaldre con huevo batido y espolvoreamos con unas semillas de amapola (opcional)


8. Llevamos al horno, lo bajamos a 190º y hornearemos unos 15 ó 20 minutos, o hasta que esté observemos que está dorado
9. Servimos y ya podemos disfrutar en la mesa


Para una cena de finde, para tus reuniones, para una tarde de fútbol... da igual cuando decidas hacerlo, pero por favor, hazlo!!!

jueves, 7 de febrero de 2019

Brownie de limón

Como me gustan los bizcochos, pero sobre todo los que elaboro con cítricos, creo que es lo mas levantarte por la mañana y comerte un trocito recién horneado, tierno, jugoso y lo mas importante "casero, casero" Este brownie queda esponjoso 100% y con un saborcito a limón que a mi particularmente me pierde... luego ya, si hablamos del glaseado que le ponemos por encima, ya ahí pasamos a otro nivel... Prueba a llevarlo al trabajo, o darselo a los niños para el recreo, pero por favor, no te olvides de compartirlo con tu familia o amig@s a la hora del café y comprobarás que no quedarán ni las migas... Pruebalo y ya si eso me cuentas jeje


Ingredientes:

Para el brownie:

-200 Gr de harina de trigo 
-200 Gr de azúcar blanquilla (yo puse 150 gr)
-3 Huevos
-100 Gr de mantequilla sin sal 
-El zumo de un limón grande
-La ralladura de un limón
-50 Ml de leche condensada
-1 Pizca de sal

Para el glaseado:

-200 Gr de azúcar glass (no vale el azúcar normal) 
-El zumo de 1 limón pequeño o medio grande

Preparación tradicional:

1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo
2. Para comenzar ponemos en un bol todos ingredientes húmedos, ponemos la mantequilla fundida (unos segundos en el microondas) en modo descongelación, añadimos la leche, la leche condensada, los huevos previamente batidos (solo un poco) y el zumo de limón, batimos todo bien con unas varillas
3. Seguidamente vamos a poner en un otro bol los ingredientes secos, (si los tamizamos mejor) la harina, el azúcar, la sal, la ralladura del limón, iremos incorporando esta mezcla a la mezcla anterior, poco a poco, mezclando con movimientos envolventes todo muy bien hasta que quede totalmente integrado y sin grumos
4. Cogemos un molde rectangular de pirex (o cualquiera que sea apto para horno) y lo engrasamos, tambien podemos colocar un papel de horno para evitar que se pegue, después, lo llevamos al horno a media altura y horneamos unos 25 o 30 minutos, o hasta que el pinchar con un cuchillo o brocheta de madera, estos salgan limpios, sacamos del horno y lo dejamos que vaya enfriando
5. Mientras tanto preparamos el glaseado, para ello, en un bol mediano ponemos el azúcar glass y añadimos el zumo de medio limón, removemos bien hasta que no quede ni un solo grumo, esto va a gustos, si te gusta algo mas espesito ponle mas azúcar, si por el contrario lo quieres algo mas fino añade unas gotitas mas de zumo de limón, después echamos el glaseado por toda la superficie del bizcocho y esperamos a que endurezca un poco, ya lo tenemos listo para compartir con los nuestr@s 

Preparación con Thermomix:

1. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo
2. Ponemos en el vaso todos los ingredientes secos, la harina, el azúcar y la sal, cerramos el vaso y tamizamos programando 15 segundos, velocidad progresiva 5-7-10
3. Ahora iremos añadiendo los demás ingredientes, primero la ralladura del limón, después la mantequilla fundida unos segundos en el microondas "modo descongelación", la leche, la leche condensada, los huevos previamente batidos (solo un poco) y el zumo de limón
4. Batimos y mezclamos todo 20 segundos velocidad 5 y si es necesario terminaremos de mezclar con la espátula
5. Cogemos un molde rectangular de pirex (o cualquiera que sea apto para horno) y lo engrasamos, tambien podemos colocar un papel de horno para evitar que se pegue, después, lo llevamos al horno a media altura y horneamos unos 25 o 30 minutos, o hasta que el pinchar con un cuchillo o brocheta de madera, estos salgan limpios, sacamos del horno y lo dejamos que vaya enfriando
6. Mientras tanto preparamos el glaseado, para ello, en un bol mediano ponemos el azúcar glass y añadimos el zumo de medio limón, removemos bien hasta que no quede ni un solo grumo, esto va a gustos, si te gusta algo mas espesito ponle mas azúcar, si por el contrario lo quieres algo mas fino añade unas gotitas mas de zumo de limón, después echamos el glaseado por toda la superficie del bizcocho y esperamos a que endurezca un poco, ya lo tenemos listo para compartir con los nuestr@s 


Suave, esponjosito y con mucho saborcito a limón... Y como podéis ver, mas facilito no puede ser ¿ehh?


Pruébalo, espero que te guste tanto como a mí... Verás verás!!!

lunes, 4 de febrero de 2019

Merluza en salsa con gambas y almejas

Esta receta tan sencilla de preparar pero tan tradicional a la vez, seguro que hace que aquell@s a los que no les gusta tanto el pescado aprendan a apreciarlo. Es un plato que llevo preparando mucho años, y que seguiré haciendo porque en casa nos encanta... Te dejo ya mismo los ingredientes y empezamos... 


Ingredientes para 4 personas:

-4 Rodajas de merluza grandes
-200 Gr de gamba arrocera
-250 Gr de almeja gallega
-1 Cebolla grande
-2 Ajos
-1 Manojito de perejil fresco
-1 Vaso de vino blanco
-1 Cucharada rasa de harina y otro poco para enharinar
-500 Ml de caldo de pescado
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal al gusto

Preparación:

1. Primero cogeremos las almejas, las lavamos bajo el grifo, las ponemos en un bol con agua y una pizca de sal durante dos horas, cambiamos el agua un par de veces durante este tiempo, reservamos
2. Por otro lado pelamos las gambas y las reservamos igualmente en un plato o bol, podemos hacer un fumet con las cabezas y las carcasas si no tuviéramos caldo de pescado (os lo explico mas abajo)
3. Cogemos una olla grande y la llevamos al fuego, añadimos un chorritín de aceite de oliva, ponemos una pizca de sal a las rodajas de merluza por ambos lados, las pasamos por harina muy ligeramente y quitamos todo el exceso, las añadimos a la cazuela y dejamos que se doren unos 2 o 3 minutos por cada lado, luego las sacamos, las ponemos en un plato o fuente y reservamos
4. Ahora vamos a preparar nuestra salsa, para ello en el mismo aceite donde hemos dorado las rodajas de merluza, pochamos la cebolla y los ajos que esté todo muy picadito, echamos una pizca de sal, mezclamos hasta que comience a dorarse y entonces añadimos la harina, removemos hasta que coja un poco de color y después incorporamos el vino
5. Dejamos reducir unos 3 o 4 minutos, entonces echaremos las almejas, tapamos la olla un par de minutos para que se abran, si alguna no se abre la retiramos
6. Incorporamos ahora el caldo de pescado, sin dejar de remover dejamos que espese un pelín, echamos seguidamente las rodajas de merluza y las gambas, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario y añadimos un puñadito de perejil fresco picado finamente, tapamos la olla con la tapadera y dejaremos cocinar a fuego lento durante unos 5 o 6 minutos, tiempo suficuente para que se termine de hacer el pescado
7. Apagamos la olla y retiramos del fuego, añadimos otro poquito de perejil picadito y servimos


Esta manera de preparar la merluza te servirá además para otros pescados como por ejemplo, un gallo de ración, pescadilla, lenguados, rape, etc...


¿Has visto que receta mas sencilla y saludable? Es una de las salsas mas sabrosas para acompañar una gran variedad de pescados... A mi desde luego ¡me encanta! y podemos acompañarlo con una ensalda tan ricamente...

Consejos:

-Si quieres aprovechar las cabezas y carcasas de las gambas porque no tienes caldo de pescado, puedes improvisar uno que aportará un gran sabor a tus platos y te llevará muy pocos minutos: Ponemos una olla al fuego con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, cuando empiece a coger calor echamos las cabezas y cuerpos de las gambas que habíamos pelado, ponemos una pizca de sal gorda, con una cuchara de madera, aplastaremos las cabezas para que suelten todo el jugo que llevan dentro, removemos y aplastamos durante unos 5 minutos a fuego medio, entonces añadimos 1 litro de agua caliente y dejamos que hierva, en este momento bajamos el fuego y dejamos cocinar durante 15 minutos con una tapadera, después apartamos, colamos con un colador y reservamos en un jarra hasta el momento de usar. Fácil, útil y de aprovechategui... 

domingo, 3 de febrero de 2019

Tartar de salmón ahumado con tomate y aguacate

Hay muchas maneras posibles de preparar un tartar, pero todas coinciden en que es una preparación de carne o pescado, partido y/o picado muy menudito y servido con salsas y condimentos a nuestro gusto. Puedes servirlo como plato único para una cena ligera, como entrante para comidas o cenas navideñas o de fin de semana, para reuniones con familiares y amigos o para una cena romántica con tu pareja. Aquí os dejo mi versión con las "3 eses", sencillo, sabroso y saludable, no te lo puedes perder... ¿Verdad que te apuntas a probarlo?


Ingredientes para 4 Personas:

-300 Gr de salmón ahumado
-2 Aguacates medianos
-3 Tomates Kumato (o el que mas te guste)
-Cebollino (opcional)
-Aceite de oliva virgen extra
-Vinagre de modena o Jerez
-Pimienta negra recién molida
-El zumo de media lima
-Tabasco
-Sal gorda o en escamas
-Brotes verdes para decorar (opcional)

Preparación:

1. Cogemos 3 cuencos, uno para cada elaboración
2. Comenzamos partiendo el salmón en dados pequeños y lo reservamos en uno de los cuencos
3. Ahora cogemos los tomates, los pelamos, los cortamos en daditos y les quitamos las semillas, los aliñamos con aceite de oliva, vinagre y sal, reservamos en otro de los cuencos
4. Seguidamente partimos los aguacates, quitamos el hueso central con un golpe seco de cuchillo afilado y haciendo un giro de muñeca para que salga fácilmente, los sacamos toda la carne con una cuchara sopera, los ponemos en un tabla de cortar y hacemos igualmente dados pequeños, los incorporamos en el bol que nos queda libre, añadimos sal, la pimienta, la lima y unas gotitas de tabasco, mezclamos todo bien para que se integren los sabores y reservamos en el cuenco restante
5. Seguidamente preparamos un vinagreta de cebollino que es opcional pero le aporta un toque rico rico, mezclamos en un bol pequeño cebollino picado muy finamente, sal gorda, aceite de oliva virgen extra y vinagre de módena, movemos bien con unas varillas ponemos dentro de un biberón y reservamos hasta el momento de servir
6. Para finalizar vamos a montar el tartar, para ello colocamos un aro de emplatar en el centro del plato, (de unos 8 o 10 cm de diámetro), el mio era de 10, ponemos en la base el tomate kumato, luego hacemos la capa central con el aguacate y por último colocamos el salmón para que forme la capa superior, retiramos el aro con mucho cuidado, espolvoreamos un poco de cebollino picadito y la vinagreta de cebollino, colocamos unos brotes, o si lo prefieres una hojas de canónigos y servimos



Facilísimo a no poder más... 
Yo puse la mitad de ingredientes porque hice para dos, pero puedes aumentar las cantidades igualmente si sois mas comensales, y si haces de mas mucho mejor porque sobrar te digo yo que no va a sobrar jeje

Tortilla de patatas con chistorra

Hoy, como cada 3 de febrero, se celebra en Torrejón De Ardoz (localidad donde resido) El Día De La Tortilla, que coincide con San Blas. Desde tiempos inmemoriables este día acostumbramos a comer tortilla, ya sea en casa, en el campo, en el recinto ferial, de la forma tradicional, inventada, comprada, hecha por la tuya mamma, como sea pero la comemos. Yo cada año hago una diferente para ir probando sabores nuevos y este año tocó una que llevaba mucho tiempo en mi mente. Esta es una tortilla de patata con chistorra que hemos acompañado con pimientos de Padrón y como nos encantan ambas cosas ya sabía yo que esta iba a triunfar sí o sí... Así que, me levante tempranito, hice mis tradicionales "panecillos de masa madre" que es la manera tradicional de comer la tortilla este día y me di caña para tener todo listo a la hora de la comida. Nos ha encantado esta tortilla por lo que ahora se convertirá en una de nuestras favoritas porque esta rica a rabiar... ¡¡Vamos a ello!!



Ingredientes para 4 personas:

-5/6 Patatas medianas 
-5 Huevos talla M o 4 talla L
-1 Cebolla grande
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal al gusto
-1 Cucharada de nata para cocinar (opconal) le aporta cremosidad
-200 Gr de chistorra de Navarra
-Panecillos Opcional (receta aquí)

Preparación:

1. Comenzamos preparando la las patatas para ello, pelamos la cebolla y la partimos en juliana si "NO" te gusta la cebolla prescindirás de este paso
2. Ponemos una sartén grande y honda al fuego con abundante aceite de oliva
3. Pelamos y lavamos las patatas, las secamos con un paño limpio y comenzamos a picarlas en rodajas finas, con un cuchillo bien afilado o con una mandolina
4. Cuando el aceite empiece a coger temperatura añadimos la cebolla con una pizca de sal, sofreímos a fuego medio hasta que vaya tomando un color dorado, entonces bajamos el fuego al mínimo y añadimos las patatas y sal al gusto
5. Las iremos removiendo de vez en cuando y cuando observemos que empiezan a ablandarse, entonces las iremos machacando un poquito con ayuda de una lengua de silicona, deben quedar pequeñas y blanditas, cuando ya las tengamos listas las volcamos en un colador o escurridor para que suelten todo el exceso de aceite, (las dejamos unos 5 o 10 minutos)
6, Mientras se frien las patatas habremos preparado la chistorra, la cortamos en trocitos pequeños y la ponemos en una sartén con el aceite bien caliente y sin aceite, ya que soltará su popia grasa, la vamos removiendo de vez en cuando hasta que esté ligeramente dorada, entonces la apartamos y la ponemos en un plato o fuente con papel absorbente para que suelte todo el exceso de grasa
7. Mientras escurren las patatas y se dora la chistorra batimos los huevos, añadiendo opcionalmente una cucharada de nata para cocinar que le aportará cremosidad, batimos enérgicamente con ayuda de unas varillas  y cuando estén espumosos añadiremos la patata escurrida y la chistorra mezclando todo bien, reservamos
8. Ponemos al fuego una sartén antiadherente, añadimos una cucharadita del aceite que nos sobró de freír las patatas y cuando eche humo volcamos la mezcla reservada de huevo, patata, cebolla y chistorra, cocinaremos a fuego medio-alto aproximadamente 2 minutos por cada lado, yo la dejé poquito hecha porque en casa gusta poco cuajada, pero si os gusta mas hecha la dejáis como 3 o 4 minutos por cada lado o hasta que hundáis una cuchara o espátula y esta no se baje, entonces estará hecha por dentro
9. Retiramos del fuego y servimos calentita


Nosotros la hemos puesto dentro del panecillo tradicional y hemos añadido unos pimientos de padrón fritos



Otra tortilla diferente que sin duda está muy sabrosa y rica rica...

sábado, 2 de febrero de 2019

Palmeritas de hojaldre

Me encantan a rabiar las palmeritas de hojaldre, pero me ocurre una cosa con ellas, resulta que no me conformo con las típicas de azúcar de toda la vida, no, a mí me gusta hacer mitad y mitad, mitad de azúcar y la otra mitad bañadas en chocolate. Son ricas a no poder más y las hago muy de vez en cuando, pero cuando las hago no puedo resistirme y comerme una de cada jeje Se tarda tan solo un suspiro en prepararlas y si tenemos invitados a la hora del café y las sacas desde luego te van a hacer la ola 🌊🌊🌊 te lo digo yooo!! 


Ingredientes para 18 palmeritas:

-1 Lámina de hojaldre rectangular (la mia era con mantequilla)
-Azúcar blanquilla para espolvorear 
-1 Tableta de chocolate fondant Nestlé postres
-30 Gr de mantequilla sin sal
-1 Cucharadita colmada de azúcar glass
-1 Pizca de sal (opcional)

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo
2. Primero cogemos la plancha de hojaldre, la estiramos sobre el propio papel sulfurizado en el que viene envuelta y con una cucharilla vamos espolvoreando azúcar por todo el rectángulo, cuando esté toda la superficie cubierta, pasamos el rodillo sin hacer mucha fuerza, solo para que la masa se impregne del azúcar (si te gustan mas dulces aún puedes dar la vuelta a la masa con ayuda de otro papel de horno y repetir la operación del azúcar por el otro lado también (yo lo hice solo por un lado)
3. Una vez tenemos la masa con el azúcar, mediremos a ojo o con ayuda de una regla el centro de la masa y haremos una marca pequeña con el cuchillo así nos servirá de referencia, cogeremos uno de los extremos de la masa y lo iremos enrollando hasta llegar justo a la mitad, (donde teníamos la marca) intentando que nos quede lo mas finamente posible, después giramos la masa y haremos lo mismo con el lado que nos queda, comenzamos enrollando lentamente y con cuidado hasta llegar justo al centro donde estará la marca y el otro lado ya enrollado
4. Llevamos a la nevera unos 5 o 10 minutos para que el hojaldre coja firmeza y luego se nos parta mejor
5. Sacamos de la nevera pasado el tiempo y con un cuchillo afilado haremos cortes en nuestra masa enrollada de aproximadamente 1 cm o 1 cm y medio



6. Colocamos un papel de horno sobre la bandeja donde las vayamos a hornear y las vamos colocando dejando una separación razonable entre una y otra ya que crecerán un poco, horneamos 15 minutos a 190º a media altura
7. Mientras tanto, vamos a preparar la cobertura de chocolate, para ello cogemos un bol, añadimos el azúcar, la mantequilla, el chocolate y una pizca de sal (opcional), lo fundiremos en un bol al baño maría o en el microondas dandole golpes de calor en tandas de 30 en 30 segundos hasta que esté completamente fundido y sin grumos
8. Sacamos nuestras palmeras y las dejamos enfriar sobre una rejilla


9. Cuando hayan perdido calor y el chocolate haya enfriado un poco (no del todo o endurecerá) cogemos las palmeritas y las vamos bañando en el chocolate hasta que queden bien cubiertas (si lo prefieres, puedes cubrirlas solo hasta a mitad), luego las ponemos de nuevo en una bandeja y las dejamos enfriar a temperatura ambiente o entre 5 o 10 minutos en la nevera para que el chocolate endurezca
10. Por último una vez frias las llevamos a una lata de las de galletas y las conservamos ahí para que nos duren como recién hechas


Yo lo siento, pero no puedo comerme una sola...


¿Pero has visto que cosa mas fácil y mas ricaaa? Por eso, si tienes invitados a la hora del café, no dudes ni por un momento en prepararlas, gustan a todos los públicos y desaparecerán como por arte de magia jeje


viernes, 1 de febrero de 2019

Mermelada de fresa

Estamos en plena temporada de fresas y además de utilizarlas para un sin fin de recetas y elaboraciones, lo que mas me encanta de la fruta de temporada es que podemos hacer mermelada casera y tener siempre nuestro tarrito en la nevera para no tener que comprar la del super que ya sabéis que viene repleta de azúcares y en algunos casos de colorantes, conservantes, etc, etc... Si habéis visto mis anteriores recetas de mermelada, sabréis que acostumbro a reducir bastante (prácticamente a la mitad) las cantidades de azúcar, ya que normalmente "estas cantidades tan grandes" hacen que actúe como conservante y yo la verdad sea dicha, prefiero hacer menos cantidad, echar menos azúcar y que me dure menos, aunque esto conlleve a tener que prepararla mas a menudo. De lo que si he aprendido después de mucho años haciendo mermeladas, es, que debemos aprovechar el propio azúcar que traen nuestras frutas y no añadir azúcar y azúcar solo por que si. Dicho esto, hoy os dejo mi versión y mis cantidades, si por el contrario sois mas "golosetes" y necesitáis que sea mas dulce, entonces ponerle la misma cantidad de fruta que de azúcar, que es la forma habitual de preparar mermelada. ¡¡¡Vamos a mermeladear!!!


Ingredientes:

-500 Gr de fresas de temporada ya limpias y pesadas (pueden ser congeladas)
-250 Gr de azúcar blanquilla 
-1 Cucharada de zumo de limón
-1 cucharadita rasa de agar agar (o 2 ó 3 hojas de gelatina neutra ) opcional



Preparación tradicional:

1. Para comenzar lavamos bien las fresas bajo el grifo, las quitamos el tallo y las partimos por la mitad o en cuartos, luego las ponemos en una olla o cacerola, echamos todos los ingredientes menos el espesante, ponemos las fresas, el azúcar y el zumo de limón 
2. Llevamos al fuego y cuando comience a hervir bajamos a fuego flojo, cocinamos durante 25/30 minutos, si te gustan los trozos no hace falta que hagas nada solo remover de vez en cuando, pero si te gusta mas fina podemos ir machacando o aplastando la fruta con un tenedor de vez en cuando a la vez que removemos, cuando falten mas o menos 5 minutos disolvemos el agar agar en un poquito de agua (o si lo prefieres las hojas de gelatina previamente hidratadas unos 5 o 10 minutos en agua fría) entonces se lo añadimos mientras removemos
3. Pasado el tiempo retiramos del fuego, a mi en este momento me gusta pasarla por un colador para eliminar las semillitas, pero si tu lo prefieres puedes saltarte este paso
4. Volcamos nuestra mermelada aún bien caliente en tarros de cristal limpios y esterilizados, cerramos bien y tienes varias opciones, si quisieras que dure varios meses, ponlos al baño maría en un olla durante unos 20 o 30 minutos, en mi caso no hace falta porque no dura ni un suspiro, aunque lo que si me gusta hacer, es repartir en dos tarritos de cristal justo hasta arriba, luego una vez los cierro los pongo boca abajo unas 48 horas (2 días)
5. Por último llevamos a la nevera hasta el momento de su uso

Preparación con Thermomix:

1. Ponemos nuestra Thermomix en posición de "balanza" y pesamos las fresas que tendremos ya limpias, lavadas y sin el tallito, yo las congelé previamente durante dos horas ya limpias y secas
2. Después añadimos el azúcar y el zumo de limón, programamos 15 segundos velocidad 5
3. A continuación abrimos el vaso y bajamos los restos de las paredes con la espátula, cerramos y programamos 30 minutos, temperatura 100º, velocidad 2 sin el cubilete y colocamos el cestillo boca abajo.
4. Mientras hidratamos el agar agar en un vasito con un poquito de agua fría, o la gelatina, poniendo las hojas en un bol y añadimos agua "fría" (reservamos)
5. Cuando falten 5 minutos para que termine el tiempo, incorporamos el agar agar, o bien escurrimos las hojas de gelatina y las añadimos por el bocal
6. Una vez terminado el tiempo (y sin esperar a que enfríe) a mi particularmente me gusta pasarla por un colador, ya que no me gusta encontrarme las semillas, pero si tu lo prefieres puedes saltarte este paso 



7. Volcamos en botes de cristal limpios y esterilizados, cerramos bien y si quisieras que dure varios meses, ponlos al baño maría en un olla durante unos 30 minutos, en mi caso no hace falta porque no dura ni un suspiro, pero lo que si me gusta hacer, es repartir la mermelada en tarritos de cristal justo hasta arriba, luego una vez los cierro los pongo boca abajo durante unas 48 horas
8. Llevamos a la nevera hasta el momento de su uso


Nada mejor para una merienda, o desayuno, ponerla encima de una tostada con queso philadelphia, o en un sandwich con mantequilla para el recreo de los niños, para el relleno de tartas, postres... Vamos que se me ocurren un montón de preparaciones donde poder usar esta mermelada...


Simplemente deliciosa!!

Consejos:

-Yo, hace ya tiempo que para espesarla, (cosa que yo veo imprescindible en una mermelada) porque no me gusta nada que quede completamente liquida, he utilizado agar agar, que es un gelificante vegetal y natural que se obtiene de un alga que lleva su mismo nombre y es usado desde hace varias décadas en la cocina Asiática, que además puede usarse tanto en platos dulces como salados. Yo que siempre había utilizado como espesante la gelatina en polvo o láminas, después de probar este producto no volví a usar los otros dos a la hora de hacer mermeladas... De todas formas si a ti no te gusta espesar la mermelada y la prefieres tal cual queda, puedes ahorrarte este paso, pero te aconsejo 100% que pruebes el agar agar
-Si no tienes agar agar y quieres usar gelatina neutra (en láminas) una vez comiences a hacer la mermelada, ponemos las hojas en un bol y añadimos agua "fría" dejaremos que se hidrate y a falta de 5 minutos para que termine el tiempo, escurrimos muy bien las hojas de gelatina y las añadimos a la preparación
-Para endulzarla(puedes poner el doble, si es que eres muy golos@) pero a mi no me gusta tan dulce) igualmente puede sustituir el azúcar por lo que mas te guste o puedas, ya sea edulcorantes, Stevia, panela, sacarina etc...

viernes, 18 de enero de 2019

Pimientos del piquillo rellenos de gambas y bacalao

Esta receta de pimientos del piquillo rellenos de gambas y bacalao tan tradicional puede venirte muy bien para un montón de ocasiones, ya que puede servirse como entrante para fechas navideñas (aunque también para cualquier día de la semana), como plato único, para una cena o comida especial, pero también como tapa o aperitivo. Si aún no los has probado no te lo pienses mucho, reúne los ingredientes y ponte al lío enseguida porque te va a sorprender lo buenísimos que están... Lo mejor de todo es que puedes prepararlos con antelación, incluso podemos congelarlos, ahh y se me olvidaba, prepara un buen trozo de pan porque esta salsita está... para chuparse los dedos!!! jeje


Ingredientes para 4 personas:

Para los pimientos:

-12 Pimientos del piquillo (de buena calidad y que no estén rotos)
-200 Gr de gambas
-300 Gr de bacalao desalado en lomo o en migas 
-Media cebolla grande o una pequeña
-1 Diente de ajo grande
-400 Ml de leche entera o semidesnatada templada o a temperatura ambiente
-1 Cucharada sopera colmada de harina de trigo 
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal al gusto

Para la salsa:

-2 Bricks pequeños de nata para cocinar (400 ml)
-8 Pimientos del piquillo
-Media cebolla grande o una pequeña
-1 Diente de ajo grande
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal al gusto

-Cebollino muy picadito (opcional)

Preparación tradicional:

1. Comenzamos preparando el relleno de los pimientos y para ello ponemos una sartén grande o una olla al fuego con un chorrito de aceite, echamos la cebolla y el ajo todo muy picadito junto con una pizca de sal, iremos removiendo de vez en cuando hasta que veamos que comienza a dorarse un pelín
2. Entonces añadiremos el bacalao troceado en trozos no demasiado grandes (lo tendremos ya desalado desde el día anterior, le cambiaremos el agua muy a menudo varias veces y lo tendremos dentro de un bol en la nevera), dejaremos cocinar y mientras pelamos las gambas, las añadimos también mezclando de vez en cuando, cocinaremos un par de minutos mas
3. Seguidamente añadimos la harina, sin dejar de remover esperamos hasta que coja un color tostado, es entonces cuando añadiremos la leche que debe estar del tiempo o templada un par de minutos en el microondas, iremos cocinando sin dejar de remover hasta que la bechamel vaya espesado, añadimos sal al gusto y probamos (reservamos mientras se enfría)


4. Cogemos una olla, la ponemos al fuego y añadiremos un chorrito de aceite de oliva virgen extra, pochamos la cebolla junto con el ajo y una pizca de sal, que esté todo bien picadito y cuando empiece a dorarse añadiremos los pimientos partidos por la mitad o en cuartos, no hace falta partirlos mas ya que luego los trituraremos, los doramos junto con la cebolla y el ajo unos tres o cuatro minutos, entonces añadiremos la nata, incorporamos también sal al gusto y dejamos reducir otros dos o tres minutos removiendo de vez en cuando
5. Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo
6. Retiramos la olla del fuego, dejando que temple un poco y trituramos nuestra salsa con la batidora o procesador de alimentos, después iremos rellenamos los pimientos con el relleno de la bechamel, los colocaremos en una fuente apta para horno y los regaremos con la salsa ya triturada por encima, la introducimos en el horno a media altura durante unos 14/15 minutos
7. Servimos en una fuente amplia y espolvoreamos por encima un poco de cebollino bien picadito (opcional)


Preparación con Thermomix:

1. Ponemos en el vaso la cebolla y el ajo, picamos programando 3 segundos, velocidad 5, bajamos los restos de las paredes, añadimos un chorrito de aceite y sofreímos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
2. Entonces añadiremos el bacalao troceado en trozos no demasiado grandes (lo tendremos ya desalado desde el día anterior, le cambiaremos el agua muy a menudo varias veces y dentro de un bol en la nevera), programamos 2 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda velocidad cuchara, sin cubilete
3. Mientras tanto pelamos la gambas y acabado el tiempo las añadimos al vaso, sofreímos programando 2 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda velocidad cuchara, sin cubilete, seguidamente añadimos la harina, programamos de nuevo minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda velocidad cuchara, sin cubilete
4. Ahora vamos a incorporar la leche que debe estar del tiempo o templada un par de minutos en el microondas, programamos 7 minutos, temperatura 100º, velocidad 2, giro a la izquierda y ahora ya si con cubilete, añadimos sal al gusto, la probamos y reservamos mientras se enfría
5. Lavamos y secamos muy bien el vaso, volvemos a colocarlo en la base, echamos la cebolla y el ajo, picamos programando 3 segundos, velocidad 5, bajamos los restos de las paredes, añadimos un chorrito de aceite junto con una pizca de sal y sofreímos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete 
6. Pasado el tiempo añadimos los pimientos partidos por la mitad o en cuartos, no hace falta partirlos mas ya que luego los trituraremos, doramos junto con la cebolla y el ajo programando 3 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete, entonces echaremos la nata, incorporamos también sal al gusto y dejamos reducir programando 5 minutos, temperatura 100º, velocidad cuchara, ahora ya con cubilete
7.  Precalentamos el horno a 190º calor arriba y abajo
8. Retiramos el vaso de la base dejando que temple un poco y a continuación trituramos nuestra salsa, programamos 3 minutos, velocidad progresiva 5-7-10, mientras tanto iremos rellenamos los pimientos con el relleno de la bechamel que teníamos apartado, los colocaremos en una fuente apta para horno y la introducimos en el horno a media altura durante unos 15 minutos
9. Servimos en una fuente amplia y espolvoreamos por encima un poco de cebollino bien picadito (opcional)


Es un plato de esos de "diez" que una vez aprendemos a preparar ya necesitamos hacerlo de vez en cuando para recordar lo rico que está...

miércoles, 16 de enero de 2019

Croquetas de morcilla y puerro

Hoy se celebra como cada 16 de Enero el "Día Internacional De La Croqueta", que es el mejor día del año para todos l@s amantes de este bocado tan cremoso por dentro y tan crujiente por fuera... Yo sigo en mi empeño de seguir con mi reto croquetil y poder hacer cada mes un sabor diferente hasta que se me acaben las ideas jeje En este caso elaboré la masa con morcilla de cebolla y puerro, son las favoritas de mi maridín, pero cuidado, que me han dicho que crean adicción y si te gusta la morcilla te van a chiflar, te lo aseguro... 


Ingredientes:

-1 Morcilla de cebolla
-2 Puerros (sin la parte verde) podemos guardarlos para hacer cremas o caldos
-500 Ml de leche entera o semidesnatada
-50 Gr de mantequilla sin sal
-1 Cucharada de aceite de oliva virgen extra
-65 Gr de harina
-Aceite de oliva (para freirlas)
-2 Huevos batidos
-Pan rallado (casero)
-Sal


Preparación tradicional:


1. Comenzamos poniendo una olla amplia al fuego con una cucharada de aceite y la mantequilla, mientras se calienta cortamos la cebolla y el ajo muy picadito y los puerros en rodajitas finas, las añadimos a la olla, echamos una pizca de sal y dejamos cocinar a fuego lento hasta que comience a dorarse 
2. Mientras tanto picamos la morcilla (sin la piel) y se la añadimos al sofrito, dejamos cocinar un par de minutos, a continuación iremos incorporando la harina sin dejar de remover hasta que se cocine un poco y coja un color tostado 
3. Ahora echamos la leche, (que debe estar del tiempo o templada uno o dos minutos en el microondas) sin dejar de remover hasta que comience a espesar, y por último sal al gusto, terminamos de cocinar a fuego lento sin dejar de remover hasta que espese del todo la masa y retiramos del fuego 
4. Volcamos la masa en una fuente, la tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez se haya enfriado por completo la llevaremos a la nevera un mínimo de 4/5 horas, o mejor hasta el día siguiente
5. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, las pasamos por huevo batido, luego por pan rallado y vamos colocandolas en una fuente
6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
7. Servimos enseguida antes de que se enfríen

Preparación con Thermomix:


1. Ponemos en el vaso la cebolla, el ajo y los puerros, los picamos programando 5 segundos, velocidad 5, si ves que está aun grande le pones otros 2 o 3 segundos a la misma velocidad, pero con cuidado de que no quede demasiado pequeño, yo en esta ocasión lo hice a mano porque lo quería con este tamaño en concreto ya que en casa las croquetas nos gustan con tropezones
2. Bajamos los restos de las paredes, añadimos un chorrito de aceite y la mantequilla, sofreímos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
3. Cuando acabe el tiempo añadimos la morcilla troceada y sin la piel, programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda, sin cubilete, seguidamente incorporamos la harina y programamos 2 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara
4. Después, podemos la balanza y vamos echando la leche que tiene que estar templada o del tiempo, por último añadimos sal al gusto y seguidamente programamos 9 minutos, temperatura 100º, velocidad 2
5. Acabado el tiempo, volcamos la masa en una fuente y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente



6. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, las pasamos por huevo batido y luego por pan rallado y vamos colocandolas en una fuente
7. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
8. Servimos enseguida antes de que se enfríen


Cremosas a mas no poder...


Sírvelas en cualquier comida o reunión con familiares o amigos como aperitivo y te las quitarán de las manos... te lo digo yo!!