viernes, 19 de abril de 2019

Pestiños

En casa nos encantan los dulces tradicionales, da igual de que zona sean, pero sobre todo nos gustan esos dulces que cuando los estas preparando su olor impregna tu cocina y tu casa entera, son esos que ya te indican que se acercan esas fechas señaladas que tanto esperas. Los pestiños son de esos dulces, característicos sobre todo de las épocas de Semana Santa y Navidad, pero yo creo que lo mejor que te puede pasar es aprender por fin a elaborar esta receta, ya que el resto del año son dificiles de encontrar y una vez que los pruebas... habrá un antes y un después, ya no podrás vivir sin ellos. Son típicos sobre todo de la zona de Andalucia, pero también de Extremadura o Galicia entre otras comunidades que ya los incluyen entre sus "dulces típicos" que tanto gustan a todos los públicos y que nos recuerdan mucho a las abuelas, ¿a que sí?. Que remedio, tendremos que preparar mas masa, porque estos ya han volado ¡¡jumm!! 



Ingredientes:

-260 Gr de harina de trigo
-1 Cucharadita de levadura química (tipo Royal)
-La piel de media naranja y de medio limón (si lo prefieres puedes poner la ralladura)
-75 Ml de aceite de oliva suave
-1 Cucharadita de anís verde o matalahúva
-1 Cucharadita de sésamo o ajonjolí  
-75 de vino de jerez o vino blanco semi seco 
-1 Pizca de sal
-Aceite de oliva suave, virgen extra o de girasol para freirlos, el que prefieras
-La piel de media naranja y de medio limón para aromatizar el aceite (opcional)

Para bañarlos:

-200 Ml de miel
-80 Ml de agua

Preparación tradicional:

1. Comenzamos poniendo una olla al fuego con los 75 ml de aceite, el anís verde (o matalahúva), el sésamo (o ajonjolí) y la cáscara de naranja y de limón, vamos a infusionar unos 8 minutos a fuego medio, después retiramos del fuego y dejamos que pierda temperatura
2. En un bol ponemos la harina, el vino, la pizca de sal y el aceite infusionado (sin colar) solo retiramos las cáscaras de los cítricos, removemos y mezclamos con una cuchara de madera, terminamos de amasar durante varios minutos sobre una superficie de trabajo para después formar una bola con la masa que cubriremos con film transparente y dejaremos reposar una media hora
3. Mientras tanto preparamos el almíbar de miel, para ello echamos la miel y el agua en un cazo, llevamos a ebullición y enseguida apartamos para que vaya enfriando, como la masa ya habrá reposado vamos a estirarla con ayuda de un rodillo, intentando que nos quede muy finita, e iremos cortando cuadrados de aproximadamente 6x6 cm 
4. Seguidamente ponemos una sartén o una olla al fuego con abundante aceite a fuego medio-alto, podemos poner una cáscara de naranja o de limón o de ambos y cuando el aceite esté caliente las retiramos, esto hará que el aceite se infusione cogiendo el aroma de los cítricos, mientras se calienta cogemos un vaso de agua, lo dejamos al lado, entonces iremos cogiendo los cuadrados de masa y juntando dos de las esquinas opuestas poniendo además una gotita de agua en medio de las dos para que queden sellados y con forma de lazo, como en la foto
5. Es hora de comenzar a freirlos, los iremos echando de pocos en pocos, primero para que no baje la temperatura del aceite y luego para estar mas pendientes de que no se quemen y poder darles bien la vuelta, cuando los veamos doraditos los vamos sacando y colocando en un plato o fuente con papel absorbente para que suelten el exceso de grasa
6. Por último los iremos cogiendo con una pinzas de cocina para no pringarnos mucho y los iremos bañando muy bien en el almíbar de miel dándoles la vuelta para que lo cojan bien y después los vamos colocando sobre una rejilla hasta que ya no chorreen y estén listos para consumir
7. Una vez hayan enfriado por completo los servimos en un plato o fuente y si nos sobran podemos conservarlos en una caja de las de galletas, aunque no creo que te duren mucho...

Preparación con Thermomix:

1. Ponemos en el vaso los 75 ml de aceite, el anís verde (o matalahúva), el sésamo (o ajonjolí) y la cáscara de naranja y de limón, vamos a infusionar programando 8 minutos, temperatura 90º, velocidad cuchara, giro a la izquierda, pasado el tiempo quitamos el vaso de la base y esperamos unos 10 o 15 minutos para que baje la temperatura del vaso
2. Acabado el tiempo retiramos las cáscaras de naranja y de limón, e incorporamos el resto de ingredientes, el vino, la harina, la levadura y la pizca de sal, programamos primero 5 segundos, velocidad 6 para mezclar y luego amasamos programando 5 minutos, velocidad espiga, debemos conseguir una masa elástica, que no quede pegajosa y debe ser fácil de manipular, luego la sacamos del vaso, formamos una bola con la masa que cubriremos con film transparente y dejamos reposar media hora
3. Mientras tanto preparamos el almíbar de miel, para ello lavamos y secamos bien el vaso, echamos en el la miel y el agua, programamos 5 minutos, temperatura 90º, velocidad cuchara, luego volcamos el almíbar en un bol pequeño y hondo después lo reservamos para luego bañar en el los pestiños
4. Como la masa ya habrá reposado vamos a estirarla con ayuda de un rodillo, intentando que nos quede muy finita, e iremos cortando cuadrados de aproximadamente 6x6 cm, ponemos una sartén o una olla al fuego con abundante aceite a fuego medio-alto, podemos poner una cáscara de naranja o de limón o de ambos y cuando el aceite esté caliente las retiramos, esto hará que el aceite se infusione cogiendo el aroma de los cítricos, mientras se calienta cogemos un vaso de agua, lo dejamos al lado, entonces iremos cogiendo los cuadrados de masa y juntando dos de las esquinas opuestas poniendo además una gotita de agua en medio de las dos para que queden sellados y con forma de lazo, como en la foto
5. Es hora de comenzar a freirlos, los iremos echando de pocos en pocos, primero para que no baje la temperatura del aceite y luego para estar mas pendientes de que no se quemen y poder darles bien la vuelta, cuando los veamos doraditos los vamos sacando y colocando en un plato o fuente con papel absorbente para que suelten el exceso de grasa
6. Por último los iremos cogiendo con una pinzas de cocina para no pringarnos mucho y los iremos bañando muy bien en el almíbar de miel dándoles la vuelta para que lo cojan bien y después los vamos colocando sobre una rejilla hasta que ya no chorreen y estén listos para consumir



7. Una vez hayan enfriado por completo los servimos en un plato o fuente y si nos sobran podemos conservarlos en una caja de las de galletas, aunque no creo que te duren mucho...



Tan crujientes por fuera y a la vez tan mojaditos por dentro...


Yo ya no quiero ni puedo vivir sin ellos, mira que hojaldrados quedan... creo que estos caerán muy a menudo, me da a mi... ojúú que rico está esto mareee!!!!



Sugerencias:

-Otra manera muy tradicional de servirlos es, una vez están en el papel absorbente, los pasamos por azúcar con canela, igual que las torrijas, de las dos formas están ricos, pero yo sin duda me quedo con el almíbar de miel
-También puedes bañar la mitad de miel y la otra mitad en azúcar con canela

lunes, 15 de abril de 2019

Patatas paja (caseras)

Las patatas paja, o "patatas cerilla" como se las llaman en algunos lugares, son toda una tradición. A mi desde luego me recuerdan a cuando era niña y adolescente y cuando luego mas tarde con el paso de los años se las compraba también a mis hijos y nos encantaban a todos en casa. Luego con el paso de los años me compre un rallador eléctrico con el que salen a la perfección (también lo venden manual) es importante que tenga la opción de juliana en corte fino, luego claro está, ya las hacemos caseras que es como mas nos gustan, por eso podrás hacer este tipo de corte específico perfectamente con una mandolina incluso venden un pelador especial que nos hace este corte, sea como sea, no te pierdas estas patatas que son la manera mas molonga de acompañar una hamburguesa, un pescado al horno o por supuesto un solomillo o entrecot a la plancha. ¿Te animas o qué...?


Ingredientes para 4 personas:

-3 o 4 Patatas medianas
-Aceite de oliva virgen extra (puedes usar de oliva suave o de girasol)
-Sal al gusto

Preparación:

1. Comenzamos pelando y lavando las patatas, mientras tanto ponemos una olla o sartén honda con abundante aceite (si tienes freidora mejor) a fuego medio/alto 
2. A continuación nos disponendremos a realizar el corte en juliana "fino" que hará que nuestras patatas queden finitas y muy crujientes, como os decía antes podéis utilizar mandolina, rallador, etc... 
3. Una vez hecho el corte las lavamos bien bajo el grifo y las dejamos sobre un escurridor unos 10 minutos, esto hará que pierdan el almidón y luego no se peguen al freirse, después, las colocamos en un paño de cocina limpio o abundante papel absorbente, las secaremos en exceso hasta que veamos que ya no sueltan absolutamente nada de agua, así evitaremos posibles salpicaduras de aceite y a su vez quemaduras
4. Seguidamente las iremos echando a la sartén, olla o freidora por tandas, es importante que no las eches todas de golpe porque se nos enfriará el aceite y no quedarán crujientes, las cocinamos hasta que veamos que ya están doradas y las iremos sacando con ayuda de una espumadera a un plato o fuente con papel absorbente para quitar el exceso de grasa



5. Para finalizar, las añadimos un poco de sal al gusto y las colocamos en la fuente donde las vayamos a servir

Sugerencias:

-Puedes añadir a continuación de la sal una pizca de pimienta recién molida o pimentón, o incluso cebolla o ajo en polvo (eso va en gustos) pero así solas está deliciosas!!
-Estas patatas son la guarnición perfecta para acompañar una hamburguesa, o carnes, pescados, etc...
-Si tienes freidora quedarán aún mas crujientes, ya que ahí controlamos mas la temperatura del aceite
-Puedes llevarlas envueltas en papel de aluminio o en una lata limpia de las de galletas, a la piscina, al campo, de picnic, etc...
-Harás felices a tod@s si las sirves en fiestas, cumpleaños o reuniones, aunque aviso, haz mas de la cuenta porque ¡vuelan!

No dejes de probarlas porque os van a encantar... Receta fácil y sencilla donde las haya, son la perdición de los niños, pero es que los adultos se pelearán siempre por la última, te lo aseguro!! jeje

domingo, 14 de abril de 2019

Libritos de lomo empanados rellenos de jamón york y queso

¿Pero bueno y a estas horas tu todavía sin saber que vas cocinar hoy para comer? Pues mira, aquí tienes una idea, nuestra comida de hoy son unos libritos de lomo de cerdo rellenos de jamón york y queso que están como dice Raphael de "ES-CAAAN-DA-LO" son la perdición de los niños, si vienen del cole y se los pones se los comerán sin rechistar, pero claro si los llevas al campo o la piscina en un tupper te aseguro que desaparecerán como por arte de magia porque gustan a todos los públicos, además se tarda nada de nada en prepararlos, y para adelantarnos a la preparación, le pediremos amablemente a nuestro carnicero que nos parta unas lonchas gruesas y nos los prepare en forma de libro, así ya llevamos una parte de la receta adelantada. Bueno, pues venga, manos a la obra que se acerca la hora de comer, Ea!!


Ingredientes para 4 personas:

-8 Libritos de lomo de cerdo
-8 Lonchas de queso que funda bien, havarti, edam, gouda, emmental, etc...
-8 Lonchas de jamón york
-2 Huevos
-Pan rallado 
-Sal al gusto
-Aceite de oliva 

Preparación:

1. Vamos a comenzar metiendo una loncha de lomo abierta dentro de un papel sulfurizado, doblamos el papel y con el rodillo lo golpeamos unas cuantas veces para aplanarlo (este paso es muy desentresante jeje) con esto pretendemos que nos quede la carne mas aplanadita y no tan basta, realizamos el mismo paso con los demás libritos
2. Ahora sazonamos al gusto y dentro meteremos una loncha de queso y otra de jamón york, cerramos e intentamos que queden bien sellados
3. Ponemos una sartén amplia con abundante aceite de oliva a temperatura media y mientras se calienta empanamos los libritos
4. Seguidamente echamos los huevos en un plato, los batimos y en otro plato ponemos pan rallado, los pasamos primero por el huevo y después por el pan rallado volviendo a asegurarnos de que queden bien sellados y el queso dentro para que luego con el calor de la sartén no se salga



5. Los doramos por ambos lados, unos 3 minutos por cada lado, para que no se nos queden muy secos y los iremos retirando a un plato o fuente con papel absorbente para quitar el exceso de aceite 
6. Servimos con la guarnición que mas nos guste, ensalada, patatas fritas, con un puré, lo que queráis...


Fijaos que pinta, con el queso fundido al partirlo eh!!???

Sugerencias:

-Podríamos sustituir si nos gusta mas el jamón de york por otros rellenos si lo prefieres, los podemos rellenar de jamón serrano y queso, o pechuga de pavo y queso, lo que en tu casa mas os guste, pero en mi casa estos son nuestros preferidos...

sábado, 13 de abril de 2019

Lazos de hojaldre bañados en chocolate

Que sería de los fines de semana y esos momentos de relax con un café o un té, en la sobremesa o la merienda sin estas recetas típicas de toda la vida. Las recetas de esos dulces que en su día comprábamos en las pastelerías o centros comerciales y que ahora, sabemos que si las hacemos en casa nosotros mismos no tardamos nada y además con muy pocos ingredientes. Son recetas que yo siempre voy buscando para preparar cuando veo que tengo una lámina de hojaldre en la nevera danzando y a punto de caducar, intento hacer siempre cosas diferentes para que vayamos probando de todo y esta vez le tocó el turno a estos lazos de hojaldre que van regados en un almíbar de miel y bañados después en chocolate, son extremadamente adictivos, os lo aviso... ¿a que esperas para prepararlos tu también?


Ingredientes para 15 lacitos:

-1 Lámina de hojaldre con mantequilla (puedes usar 2 y te saldrán el doble)
-Leche condensada 
-100 Gr de miel
-1oo Ml de agua
-1 Tableta de 200 Gr de chocolate fondant postres
-2 Cucharadas de nata para montar (opcional)

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 190º, calor arriba y abajo
2. A continuación, vamos a coger la lámina de hojaldre, echamos leche condensada (no en exceso) solo cubrir toda la base y que quede una capa muy ligera, la extendemos con una brocha de silicona, después la doblamos justo por la mitad como se indica en la foto, si lo prefieres puedes poner otra lámina encima de esta y te saldrán el doble de lazos, llevamos 5 minutos a la nevera para que endurezca un poco
3. Seguidamente sacamos de la nevera y con ayuda de un corta pizzas haremos las particiones como en la foto, primero 3 y de cada una de ellas 5 en total nos quedarán 15, iremos cogiendo de uno en uno, lo retorcemos para formar el lacito y los vamos colocando en la bandeja del horno con un papel sulfatado, luego los llevamos al horno y horneamos unos 15 minutos o hasta que comiencen a estar dorados con la bandeja a media altura
4. Mientas se hornean, vamos a preparar el almíbar con el que los regaremos, para ello ponemos un cazo al fuego con la misma cantidad de agua que de miel, debe ser una miel buena, esto es muy importante, o no sabrán igual, una vez comience a hervir dejamos unos 5 minutos, luego retiramos del fuego para que vaya enfriando y reservamos
5. Ahora sacaremos los lacitos del horno y aún en caliente los ponemos sobre una rejilla, con ayuda de una brocha de silicona los iremos regando generosamente, dejamos reposar y pasamos a preparar la cobertura, ponemos en un bol el chocolate troceado y la nata, lo llevamos al microondas y lo calentamos en tandas de 30 segundos, sacando removiendo y repitiendo la misma acción hasta que este esté fundido por completo, también puedes hacerlo al baño maría



6. Seguidamente iremos bañando nuestros lacitos en el chocolate "solo los extremos" los vamos colocando sobre una bandeja o fuente y llevamos a la nevera unos 5 o 10 minutos para que el chocolate endurezca, ya los tenemos listos para servir y disfrutar de esta bocado delicioso a mas no poder para la hora del café...



Sugerencias:

-Si quieres bañarlos enteros necesitaras otra tableta de chocolate, yo la próxima vez creo que lo probaré jeje, lo siento el chocolate me mata...
-Para conservarlos "si te sobran" que no creo que te sobren... aguantan perfectamente dos o tres días en una caja para galletas de las de lata en un sitio fresco donde no haga calor

jueves, 11 de abril de 2019

Sandwich croque monsieur

Cenas de esas molongas con las que dar la bienvenida al fin de semana, ¿Has probado alguna vez el famoso sandwich Croque Monsieur? Nosotros si, pero nunca llegué a tiempo para hacerle foto porque siempre vuelvan... es una receta muy francesa que podrás encontrar si viajas al país vecino en todos sus bares, cafeterías y restaurantes. Su nombre apareció por primera vez en la carta de un café parisino en 1910, pero no tenemos conocimiento ninguno del origen de esta palabra. La verdad es que mas simple no puede ser, fácil y sencillo, lo elaboramos con pan de molde, yo siempre elijo las rebanadas de pan Artesano de Bimbo que nos encanta, un buen jamón York Argal o El Pozo y queso que normalmente suele ser emmental o gruyer, además de una ligera capa de bechamel de cobertura que preparamos en un plis, luego unimos todo en capas, lo llevamos al horno y gratinamos, fácil y delicioso, no puedes dejar de probarlo... ¡¡¡Vamos allá!!!


Ingredientes:

-Pan de molde 2 rebanadas por sandwich
-Jamón de york, 1 o 2 lonchas por sandwich
-Queso para el interior, havaerti, emmental, gouda, gruyer, etc...
-Queso para después gratinarlos, puedes usar alguno de los anteriores, o mezcla de 4 quesos que es el que usé porque era el que tenía
-Bechamel de cobertura (receta aquí) a esta le añadí 1 cdt de mostaza de Dijon

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo
2. Vamos a ir tostando ligeramente las rebanadas de pan de molde, puedes hacerlo en el horno, en el tostador, o en la sartén, como prefieras, reservamos
3. Luego untaremos sobre la primera rebanada una capa de bechamel (al gusto), sobre ella pondremos el jamón de york y luego la loncha de queso, o viceversa, si te gusta con mas queso o mas york puedes ponerselo a tu gusto, luego en la segunda rebanada de pan de molde untamos de nuevo bechamel y cerramos el sandwich
4. Ponemos entonces en la capa de arriba de pan de molde otra vez bechamel, la extendemos y colocamos encima el queso de gratinar, llevamos al horno unos 10 minutos o hasta que comience a dorarse el queso


5. Sacamos del horno y ya podemos disfrutar de este riquííísimo sandwich


Ni se te vaya a ocurrir no probar esta delicia ¿eh? yo solo te aviso y el que avisa no es traidor... jeje ¡¡¡Bon appetit!!!
Para una cena, una merienda, una noche de partido, como aperitivo... que mas da... si esto está pa morirse!!! 

lunes, 8 de abril de 2019

Ensalada Caprese

Si alguna vez has comido en un restaurante italiano, sabrás que entre sus entrantes "ensaladas" no puede faltar esta, la ensalada caprese. Tan solo necesitas tres ingredientes, tomates, mozzarella de búfala o "burrata" y albahaca, mas el aliño claro... Será más que suficiente si la aliñas con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un puñadito de sal en escamas, pero, como yo ya no puedo vivir sin mi "vinagreta de albahaca" pues elegí esta misma para regar esta deliciosa ensalada con sabor tan mediterráneo.


Ingredientes para 2 personas:

-1 o 2 Tomates dependiendo del tamaño (yo puse de la variedad "tomate rosa")
-1 Mozzarella de búfala o burrata
-1 Puñado de hojas de albahaca (solo las hojas, sin los tallos)
-Sal maldon (yo elegí escamas de sal negra) 
-Aceite de oliva virgen extra o vinagreta de albahaca

Si eliges vinagreta de albahaca:

-30 Gr de albahaca (solo las hojas)
-Medio ajo (sin el tallo central) 
-6 Cucharadas de aceite de oliva (unos 100 ml)
-2 Cucharadas y media de vinagre de manzana (unos 50 ml)
-Pimienta recién molida
-Sal

Preparación:

1. Para comenzar prepararemos la vinagreta de albahaca, para ello ponemos todos los ingredientes en nuestra picadora, vaso americano, turmix, Thermomix, procesador de alimentos, etc... y trituramos aproximadamente 1 minuto a  velocidad alta, (reservamos)
2. Seguidamente lavando los tomates, después con un cuchillo bien afilado o una mandolina (pero que sea buena), vamos haciendo rodajas finas, cortamos en rodajas también la burrata y en el plato o fuente donde la vayamos a servir iremos alternando capas, de tomate y mozzarella así hasta terminarlos, luego pondremos unas cuantas hojas de albahaca repartidas por encima y regaremos con la vinagreta de albahaca o simplemente con aceite de oliva virgen extra, finalizamos con un puñadito de sal en escamas y listo, ya la podemos servir y disfrutar

Como puedes ver, no puede ser mas sencilla, pero tampoco puede estar mas rica... uhmm nos encanta!!!

domingo, 7 de abril de 2019

Pastel de jamón serrano, patata y queso

Esta es otra de esas recetas que salen en las páginas tipo TASTY, TASTE, ETC... y que cuando las vemos nos decimos a nosotros mismos, esta tengo que hacerla yo ya mismo y no tardando mucho ea!!! Y llega el gran día en que reúnes los ingredientes y te pones a al lio, y dices, esto va a estar que te mueresss de bueno... además de que no lleva complicación ninguna, porque se hace en un plis, ¿por que no te animas y luego me cuentas?


Ingredientes:

-12 o 14 Lonchas de jamón serrano
-1 Taco de queso Emmental de 350 Gr
-4 Patatas medianas
-1 Cebolla pequeña o media si es grande
-5 Huevos talla M
-Aceite de oliva  virgen extra para freir las patatas
-Sal

Preparación:

1. Precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo
2. Comenzamos pelando las patatas y la cebolla, luego cortamos la cebolla en juliana y las patatas en rodajas finas, como para tortilla, las freimos en abundante aceite y sal al gusto hasta que estén blanditas, luego las sacamos y colocamos en un escurridor hasta que suelten todo el exceso de aceite, batimos los huevos y los mezclamos con las patatas cuando estas hayan perdido algo de calor (reservamos)
3. Ahora cogemos un molde de plum cake alargado, el mio es de 30x10 y lo pincelamos ligeramente con una brocha de silicona untada en aceite de oliva, luego comenzamos a poner y colocar las lonchas de jamón serrano superpuestas una enicma de la otra para que luego quede todo bien sellado las vamos poniendo por todo el molde, como se indica en la foto y dejando que cuelguen por los lados hacia afuera ya que luego las uniremos al final, entonces, colocaremos en el centro y hacia arriba el taco de queso emmental y alrededor echaremos la mezcla de la patatas con el huevo, seguidamente terminamos de cerrar el pastel cerrando primero los extremos y luego el resto de las lochas que colgaban, cerramos bien intentando que quede lo mas sellado posible
4. Introducimos en el horno a media altura y vamos a hornear durante unos 20 minutos, pasado el tiempo, sacamos, dejamos unos 5 o 10 minutos mas o menos para que el molde pierda algo de calor y servimos volcando con cuidado en una fuente alargada


Ni te imaginas lo buenííísimo que está esto....


No dudes en probarlo porque esto gustará a grandes y pequeños, ya verás ya...


Mira todo ese queso fundido chorreando uhmmm sabroso, delicioso, diferente... by taste!!!!!

Sugerencias:

-Podemos hacer las patatas igualmente al microondas, yo cuando voy con prisas las suelo hacer así, ponemos las patatas y al cebolla en un bol grande con sal al gusto, las cubrimos con aceite, removemos bien, luego con papel film cubrimos todo el bol un par de veces de manera que nos quede muy bien sellado, luego llevamos al microondas unos 20/25 minutos a 800W, dependiendo de vuestro microondas, (yo las tuve 20 minutos) pasado el tiempo quitamos el film con cuidado de no quemarnos, llevamos las patatas a un escurridor para quitar todo el exceso de aceite, colamos el aceite restante llevando a un tarro de cristal para utilizar posteriormente, aquí no se tira nada...
-Yo lo he servido con unos tomatitos cherry asados (receta aquí)

sábado, 6 de abril de 2019

Trufas de chocolate

Que sí, que yo sé que seguramente estás en la sobremesa con un cafetito o de celebración con un cava y te apetece un bocado dulce ¿a que acierto, a que te leo la mente y te está apeteciendo muchísimoo? Pues no te preocupes, yo hoy te traigo la solución. Estas trufas es de lo mas rico, delicioso y delicado que he preparado últimamente y que he probado en mucho tiempo... Me chiflan las trufas, me vuelven loca, el problema es que a mi el chocolate me gusta negro, con el mínimo azúcar y las trufas que suelen vendernos por ahí resulta que traen azúcares a rabiar, y ya llevaba yo tiempo pensando en que tenía que hacerlas a mi gusto y a mi manera hasta que por fín llegó el dia. Creo que después de probarlas ya nunca mas volveré a comprarlas porque nos han gustado tanto y son tan tan fáciles de hacer que no merece la pena comprar algo que no te convence. Son un auténtico vicio, no podrás comerte una solamente, yo por ejemplo hice cuatro rebozados para terminarlas uno de coco (creo que este es mi favorito) otro de pistachos (ya estoy dudando porque este me re-que-te-en-can-ta!!!) otro de nueces (uff anda que este no esta bueno ni ná...) y otro en cacao puro Valor (el más clásico, pero que cuando te explota en la boca flipas!!) como podéis ver, ahora tengo un gran dilema en elegir mi favorita, porque están a cual mas buena jeje. Reúne todos los ingredientes y no te lo pienses mas...



Ingredientes: 

-200 Gr de chocolate fondan (tipo Nestlé postres)
-150 Ml de nata para montar 35% de materia grasa
-20 Gr de mantequilla sin sal 
-1 Cucharada rasa de azúcar glass (opcional) solo si eres muy goloso

Para luego rebozarlas:

-Cacao puro valor
-Coco rallado
-Nueces
-Pistachos tostados, pelados y sin sal

Preparación:

1. La base de una buena trufa es la "ganache" así que comenzamos preparándola, ponemos en un cazo la nata junto con la mantequilla y el azúcar, lo llevamos al fuego y mientras se calienta vamos picando o troceando el chocolate, cuanto mas pequeños sean los trozos antes se nos fundirá, lo ponemos en un bol y reservamos
2. Cuando la nata haya llegado a punto de ebullición, la retiramos del fuego y la volcamos en el bol donde tenemos el chocolate, con ayuda de unas varillas iremos removiendo lentamente hasta que tengamos una crema mas bien espesita, brillante y sin nada de grumos, podemos prepararla también en el microondas con golpes de calor, en tandas de 30 segundos cada vez, sacamos, removemos y otros 30 segundos hasta que esté lista, o también podemos hacerla al baño maría, de la manera que mejor os venga
3. A continuación, cogemos un trozo de film transparente y lo colocamos en el bol que quede tocando la ganache, así nos aseguramos de que no le salga esa capa reseca que suele formarse cuando enfría, dejamos enfriar por completo y luego llevamos a la nevera un mínimo de 3/4 horas, pero mejor si la dejamos hasta el dia siguiente
4. Es hora de preparar los rebozados, simplemente los ponemos en nuestra picadora, molinillo o procesador de alimentos por separado, luego los reservamos en cuencos individuales, picamos primero las nueces, luego los pistachos, además en otro cuenco ponemos el coco y en otro el cacao puro Valor
5. Ahora sacamos la ganache de la nevera, con las manos bien limpias o guantes de nitrilo, que es lo que suelo hacer yo para no pringarme enterita, cogemos una cucharita pequeña, yo utilicé una cuchara parisina (o sacabolas) e iremos haciendo bolitas de pequeño tamaño, justo de un bocado, con esta cantidad nos saldrán aproximadamente 25 o 30 trufas, las iremos pasando por los diferentes rebozados que hayamos elegido y las iremos colocando en cápsulas pequeñas de las que venden para trufas, así no mancharemos todo de chocolate, prefiero presentarlas así porque me parece la forma las limpia y cómoda, aunque si no tienes estas cápsulas puedes guardarlas en un tupper o caja de galletas de las de lata donde se conservarán perfectamente



6. Una vez listas, podemos colocarlas en la bandeja donde las vayamos a servir y llevar a la nevera hasta el momento de sacarlas a la mesa



El mejor bocado dulce para la sobremesa de fin de semana y la mejor manera de sorprender a tus invitados...


Puedo prometer y prometo... que nunca mas volverás a comprar trufas si las pruebas!!! Sin ninguna duda, yo me quedo con estas!!


Sugerencias:

-Sorprenderás enormemente a tus invitados si las sirves en las comidas y/o cenas navideñas, acompañando a una copita de cava son tremendamente deliciosas
-Si tienes un cumpleaños y no sabes que regalar, preparalas, mételas en una cajita bonita y quedarás genial, el chocolate nunca defrauda
-Si por el contrario te invitan a una cena, comida o reunión de amigos, llévalas y todos te harán la ola
-Puedes acompañarlas con el café, con un vaso de leche fría, con cava, con un té, con un buen vino, con lo que quiera que las acompañes te resultará un bocado tan bueno que te invitará a repetir, eso seguro
-Puedes añadir mientras cuece la nata, la vaina de una vainilla vacía, nunca las tiréis, porque desprenden un gran sabor cuando infusionamos con la nata o la leche, también puedes añadir un chorrito del licor que mas te guste
ADVERTENCIA: Si te sobran muchas y las llevas a la nevera, no te asustes si cuando vuelvas van desapareciendo poco a poco, porque ya te digo yo que pasará jaja 

miércoles, 3 de abril de 2019

Bechamel de cobertura

Esta receta es sin duda un básico en nuestras cocinas, la bechamel de cobertura, debe quedar con una consistencia algo mas líquida que cuando la hacemos para unas croquetas, ya que como su propio nombre indica la queremos para "cubrir" ya sean unas "patatas con bechamel", unos canelones o lasaña, para acompañar pasta, un pescado gratinado, berenjenas o calabacines rellenos, e infinidad de platos que seguro precisan de esta salsa sabrosa que tanto nos gusta y que está para chuparse los dedos... No te preocupes por los grumos, una vez le cojas el truco te quedará a la perfección y si tienes thermomix te lo aconsejo porque nos facilita mucho el trabajo este de estar ahí a fuego lento dando vueltas y vueltas hasta que queden bien ligada además de que nos queda sin un solo grumo. Sea como sea tu pruebala si es que aún no la has probado y se convertirá en una receta de las llamadas "imprescindibles" Venga, allá vamos... 


Ingredientes:

-600 Ml de leche entera o semidesnatada, templada o del tiempo
-25 Gr de mantequilla sin sal
-1 Cucharada de aceite de oliva virgen extra
-30 Gr de harina
-1 Pizca de nuez moscada
-Media cucharadita rasa de cebolla en polvo (opcional)
-Sal al gusto

Preparación de manera tradicional:

1. Para comenzar tenemos que tener en cuenta que debe quedarnos una salsa tirando a líquida ya que al enfriar espesa un poco, llevamos una olla grande al fuego (medio-bajo) incorporamos el aceite y la mantequilla hasta que funda por completo, a continuación añadiremos la harina, esperaremos a que tome un color tostado sin dejar de remover con una cuchara de madera o unas varillas
2. Seguidamente incorporamos de golpe la leche que debe estar templada, podemos ponerla un minuto o minuto y medio en el microondas, o del tiempo (esto evitará que nos salgan grumos) pero nunca la pongas fría, entonces iremos mezclaremos sin parar de remover hasta que comience a espesar, ahora si, subimos un poquito el fuego (no mucho) y añadimos por último la sal, la pizca de nuez moscada y la cebolla en polvo (opcional), una vez lista la ponemos en un bol y reservamos hasta la hora de su utilización

Preparación con Thermomix:


1. Ponemos en el vaso el aceite y la mantequilla, calentamos programando 1 minuto, temperatura 100º, velocidad 2, pasado el tiempo abrimos la tapa, echamos la harina alrededor de las cuchillas y la tostamos programando 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 1, entonces añadiremos el resto de ingredientes, la leche templada, la sal, la pizca de nuez moscada y la cebolla en polvo (opcional), mezclamos 5 segundos, velocidad 5-7, luego cocinamos programando 8 minutos, temperatura 100º, velocidad 4, pasamos la salsa a un bol hasta el momento de utilizar

Preparación Bechamel de cobertura rápida con Thermomix:

Para aligerar la preparación si tenemos bastante prisa, prepararemos una bechamel de cobertura rápida, echamos todos los ingredientes en el  vaso por orden, programamos 8 minutos, temperatura 100º, velocidad 4

Sugerencias:

-Si ves que te queda un poco espesa, ve añadiendo un poco mas de leche, lentamente y sin pasarte, luego rectifica de sal si fuera necesario
-Puedes duplicar las cantidades arriba indicadas si es para una preparación que necesita mas cantidad de salsa bechamel 
-Si vamos a tardar un rato en utilizarla, coloca un film transparente que quede en contacto con la salsa para que no se forme esa capa reseca que suele formarse cuando enfria

lunes, 1 de abril de 2019

Revuelto de espárragos verdes y crujiente de jamón

Hoy os traigo una idea por si no tienes nada pensado para la cena, receta que tendrás lista en muy pocos minutejos y que se compone de las "3 eses" sencilla, sabrosa y saludable. Es un plato que podemos servir como "único" si es que quieres una cena ligera, o acompañarlo de una ensalada, un gazpacho, o una crema. Puedes además aumentar la cantidad de los ingredientes en función de los comensales que seáis, pero yo en este caso lo pongo para dos. ¿Que, te animas?


Ingredientes para 2 personas:

-2 o 3 Lonchas de jamón serrano 
-1 Manojo de espárragos verdes frescos y finitos, unos 250 Gr
-2/3 Huevos
-1 Cucharada de nata para cocinar o nata evaporada (opcional)
-Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
-Sal al gusto

Preparación:

1. Comenzamos preparando el crujiente de jamón para que vaya enfriando, (no hace falta que sea bueno ni ibérico, ya que lo vamos a secar, puede ser normal de los que vienen en loncheados) primero cogemos un plato amplio, lo cubrimos con papel de cocina, uno o dos, los que necesitemos, sobre el papel ponemos las lonchas de jamón serrano y después cubrimos el jamón serrano con papel de cocina de nuevo y presionamos para que quede pegadito a la loncha, también podemos poner la loncha en papeles de cocina individuales, como te sea mas cómodo, las llevamos al microondas y programamos dependiendo del tamaño de las lonchas entre 1 o 2 minutos, sabremos que está listo cuando vaya cambiando de color y encoja un poco por los lados, entonces lo sacamos retiramos los papeles y dejamos las lonchas en el plato 3 o 4 minutos hasta que hayan enfriado por completo, entonces podemos romperlas con las manos, una cuchara de madera, un rodillo pequeñito, etc... 
2. Ahora limpiamos los espárragos, los lavamos bien bajo el grifo, luego los secamos con papel de cocina o con un trapo de cocina limpio, les cortamos desde las puntas hasta la mitad mas o menos para quedarnos con las parte mas tierna, ponemos una sartén al fuego, añadimos un chorrito de aceite y cuando esté caliente añadiremos los espárragos, si son de los finitos como es mi caso estarán listos enseguida, salteamos, echamos una pizca de sal, mientras tanto batimos los huevos, incorporamos además la nata (opcional) y otra pizca de sal


3. Cuando los espárragos estén listos añadimos los huevos batidos, bajamos el fuego, mezclamos con una lengua de silicona hasta que el huevo haya cuajado y esté a nuestro gusto con cuidado de no pasarnos o se quedará muy seco, podemos poner un poquito de crujiente de jamón ahora y otro poco al finalizar, seguidamente retiramos la sartén del fuego, probamos y rectificamos de sal si fuera necesario, servimos añadiendo un poco del crujiente de jamón por encima


Un de esos platos que repetirás seguro... Si no te gusta el crujiente de jamón puedes prescindir de el, aunque cambiará mucho el sabor final, te lo aconsejo...