sábado, 25 de marzo de 2017

Gambón al cava

Realizando esta receta, me he dado cuenta de que no hace falta gastarte un dineral en productos para tener un plato "Gourmet" tenía un buen gambón congelado y una botella de cava que sobró de estas navidades, con esto y añadiendo mi pasión reconocida por el "Pimentón De La Vera" que da ese toque ahumado a cualquier plato que me fascina, ya estaba todo listo para disfrutar de un plato rico y sabroso... Creo que es perfecto para preparar en fin de semana o una cena o comida con amigos. ¿Os animáis?



 Ingredientes para 4 personas:

-1 Kl de gambón crudo pelado (puede ser congelado o fresco)
-2 Cucharadas soperas de picada de ajo y perejíl (o ajo y perejíl machacado)
-1 Cucharada de Pimentón De La Vera (puedes poner la mayor parte del dulce y una pequeña parte del picante)
-Sal al gusto
-Aceite de oliva virgen extra
-1 Vaso de cava
-1 cucharadita rasa de harina
-Una base de alioli de ajo negro (opcional) receta aquí



1. Cogemos el gambón, lo pelamos, si viene ya pelado mejor y a continuación hacemos un corte de arriba a abajo en la parte trasera, le extraemos la tripa, si son frescos reservamos tal cual, si son congelados, secamos uno por uno con papel absorbente para que no suelten agua al cocinarse
2. Ponemos una sartén grande a fuego fuerte y le añadimos un chorrito de aceite, esperamos a que se caliente y entonces vamos añadiendo los gambones, y la sal al gusto, tardarán muy poco en hacerse, hay que tener cuidado que no se pasen, cuando veamos que empiezan a dorarse les damos la vuelta enseguida e incorporamos el ajo y el perejíl
3. Sofreímos unos segundos, mientras removemos y entonces incorporamos la harina, mezclamos bien para que no se hagan grumos y a continuación agregamos el cava, dejamos reducir, bajamos el fuego, a continuación incorporamos el pimentón, removemos de nuevo y ya los tenemos listos
4. Podemos servir acompañado de una base de alioli, en mi caso yo le puse alioli de ajo negro pero con que cojas un buén trozo de pan para mojar la salsita, sería suficiente jaja



Un plato rápido, sencillo y delicioso con el que quedarás de "lujo" si tienes invitados y si no también...

viernes, 24 de marzo de 2017

Croquetas de chorizo ibérico y queso

La "Señora croqueta", esa porción de uno o dos bocados, crujiente por fuera y cremosa por dentro que podemos hacer prácticamente del ingrediente que se nos ocurra y que por norma general hará las delicias de pequeños y mayores. En esta ocasión quise probar esta combinación que ví un día ojeando una revista del corazón y me propuse hacerlas lo antes posible... En casa les encantaron y las hice como entrante para la cena de nochevieja, pero creo que son perfectas para cualquier ocasión que nos surja. ¡Espectacularess! Ya me contaréis...


Ingredientes:
-150 Gr de chorizo ibérico 
-100 Gr de queso el que más os guste (yo utilicé Cheddar curado)
-60 Gr de harina normal
-600 Gr de leche entera o semidesnatada 
-50 Gr de mantequilla 
-Aceite de oliva (para freirlas)
-2 Huevos L o 3 M
-Pan rallado
-Sal

Preparación tradicional:

1. Lo primero vamos a picar el chorizo en trocitos pequeños, pero no en exceso y haremos lo mismo con el queso, si tenemos una picadora o procesador de alimentos mejor, si no a mano y el queso podemos rallarlo con un rallador (reservamos)



2. En una olla grande, ponemos un chorrito de aceite y la mantequilla, cuando la mantequilla esté fundida vamos incorporando la harina sin dejar de remover hasta que se cocine un poco
3. Entonces vamos echando la leche, poco a poco (del tiempo o caliente) sin dejar de remover, y cuando hayamos incorporado todo añadiremos la sal (al gusto) e iremos echando poco a poco el queso y el chorizo hasta que se forme una masa que debe quedar un poquito espesa pero no pastosa
4. Volcamos la masa en una fuente y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente
5. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, (yo en esta ocasión las hice redondas) las pasamos por huevo batido y luego por pan rallado y vamos colocándolas en una fuente
6. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
7. Servimos calientes y ¡a disfrutar!


Preparación con Thermomix:

1. Lo primero vamos a picar el queso programando 8 segundos velocidad 5 (reservamos) sin lavar el vaso haremos lo mismo con el chorizo, programando 6 segundos velocidad 5 (reservamos) 
2. Sin lavar el vaso, echamos la cebolla y troceamos programando 8 segundos, velocidad 5, añadimos un chorrito de aceite y la mantequilla y sofreímos 9 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
3. Después, incorporamos la harina, mezclamos 4 segundos, velocidad 4 y programamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 2
4. Ahora podemos la balanza y vamos echando la leche, incorporamos la sal, el queso, y el chorizo, programamos 8 minutos, temperatura 100º, velocidad 3
5. Acabado el tiempo, volcamos la masa en una fuente y tapamos con film transparente tocando la masa para que no se forme costra y una vez esté a temperatura ambiente la llevaremos a la nevera hasta el día siguiente
6. Sacamos la masa ya fría de la nevera y con ayuda de dos cucharas, vamos dando forma a las croquetas, (yo en esta ocasión las hice redondas) las pasamos por huevo batido y luego por pan rallado y vamos colocándolas en una fuente
7. Ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y cuando este caliente vamos dorando las croquetas, las iremos sacando y colocando sobre papel absorbente para que escurran el exceso de aceite 
8. Servimos calientes y ¡a disfrutar!


¡Deliciosas! seguro que tod@s se peléan por la última jeje

miércoles, 15 de marzo de 2017

Fideuá de verduras (receta vegana)

Esta es una receta ideal para la gente vegana o vegetariana, también para l@s que estamos a dieta, pero porque no, igualmente si algún día te apetece comer sano. Se me ocurrió porque los martes es día de comer pasta+verduras y me gusta ir variando recetas para no cansarme, esta es la mejor de las opciones que hice hasta ahora, está increíblemente buena, si nunca has probado una fideuá solo de verduras, este es el momento, porque seguro que te va a encantar... Yo utilicé el fideo largo grueso, y también me gusta utilizar el medio, pero puedes utilizar el que más te guste, incluso el que venden curvado para fideuá si te gusta mas, solo debes seguir los tiempos de cocción que te indica el fabricante dependiendo del que elijas. ¡Vamos a ello!


Ingredientes para 4 personas:

-4 Puñados de fideo medio o grueso, pero puedes poner el tamaño el que mas te guste
-1Cebolla Grande 
-2 Ajos
-1 Puerro grande
-Medio pimiento verde
-Medio pimiento rojo
-2 Tomates maduros
-Unos puñadito de ajos tiernos
-4/5 Corazones de alcachofas (pueden ser congelados)
-150 Gr de guisantes (pueden ser congelados)
-700/800 Ml de caldo de verduras (o agua y sal al gusto)
-4/5 Champiñones que no sean muy pequeños
-Pimentón dulce
-Medio vaso de vino blanco o el zumo de medio limón (yo he probado las dos opciones)
-3 Cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

1. Primero lavamos y troceamos todas las verduras en brunoise, ponemos al fuego una paellera o sartén grande, echamos el aceite, añadimos la cebolla y el pimiento, esperamos a que comience a tomar color, y añadiremos el ajo, seguimos sofriendo como un par de minutos mas o menos 
2. A continuación incorporamos el puerro, sofreímos como dos minutos, añadimos los corazones de alcachofa, los ajetes tiernos, el champiñón y los guisantes, dejamos cocinar dos o tres minutos
3. Seguidamente echamos el tomate, removemos y entonces incorporamos los fideos, dejamos sofreir uno o dos minutos y a continuación echamos el pimentón con mucho cuidado de que no se nos queme
4. Ahora es el momento de agregar el vino, dejamos reducir un par de minutos y por último añadimos el caldo 
5. Dejamos cocinar entre 9/11 minutos dependiendo del punto que nos guste, se hiciera falta mas caldo le añadiremos otro poquito y rectificamos de sal
6. Tapamos la sartén o paellera, dejamos reposar 5 minuutos y servimos inmediatamente. Pero cuidado, que seguro que alguno quiere repetir...


¡Espectacular! en casa nos encanta desde el primer día que la hice, si os animáis, me contáis ¿eh? otra forma diferente de comer fideuá...

Salsa alioli de ajo negro

Tengo que reconocer que el ajo negro lo descubrí no hace mucho y fué gracias a Canal Cocina, está programado en mi casa (creo yo) para que cuando se encienda mi televisor se vea este y solo este canal jaja. Más tarde, viendo un programa del chef Gonzalo D'ambrosio, al que tuve el gran honor de conocer en persona en la firma de su libro "Fácil y resultón" (que mirá que es majetón el muchacho...) preparaba una alioli de ajo negro que me prometí a mi misma que probaría, pués dicho y hecho... Es ideal para acompañar pescados, carnes, en tostas, con patatas, etc... pero lo que os va a sorprender realmente es su sabor, nada que ver con el ajo de toda la vida, tiene un toque suave y algo mas dulce, un aroma parecido al regaliz pero luego tampoco es que sepa, bueno en definitiva, que a  nosotros nos a impresionado para bien, espero que os animéis a probarlo. 



Ingredientes:

-1 Huevo
-2 Dientes de ajo negro
-1 Chorrito de zumo de limón recién exprimido
-Sal al gusto
-200 Ml de aceite de girasol o de oliva suave

Preparación:

Opción 1. Tan simple como ir echando en el vaso de nuestra batidora turmix todos los ingredientes en orden y a temperatura ambiente, una vez todos dentro bajaremos el brazo de nuestra turmix hasta el fondo y sin moverlo batiremos a velocidad maxima hasta que veamos que en el fondo comienza a emulsionar, entonces moveremos el brazo energicamente de arriba a abajo hasta que este completamente todo integrado

Opción 2. Ponemos en el vaso de nuestra batidora turmix, americana, o procesador de alimentos todos los ingredientes, ajos, huevo, limón y sal (excepto el aceite)
2. Trituramos unos segundos a velocidad media 
3. A continuación, con nuestro aparato en marcha, vamos incorporando el aceite en forma de hilo hasta que esté todo bien integrado y conseguir una salsa cremosa

Preparación con Thermomix:

1. Colocamos una jarra sobre el vaso, pulsamos la tecla "Balanza" y pesamos el aceite (reservamos)
2. Ponemos en el vaso (limpio y seco) de nuestra thermomix todos los ingredientes, ajos, huevo, limón y sal (excepto el aceite)
3. Programamos 20 segundos velocidad progresiva 5-7
4. Programamos velocidad 5 y sin poner tiempo, vamos incorporando el aceite muy despacio sobre la tapa sin quitar el cubilete, para que caiga lentamente durante aproximadamente 1 minuto y la salsa emulsione y conseguir una salsa cremosa

Trucos:

Si por algún casual se os cortara, no la tiréis, añadir un huevo entero a temperatura ambiente, bajar el brazo de la batidora y no subirlo hasta que vuelva a cuajar.

martes, 14 de marzo de 2017

Crema de setas con ajo negro y trufa

Esta es una de esas comidas que apetecen especialmente en días como el que tenemos hoy, con frío, viento y hasta lluvia... vamos, un día de los de quedarse en casa y degustar esta apetitosa crema bien calentita. Puedes emplear cualquier variedad de setas, frescas, de temporada o incluso congeladas, yo me he decantado por champiñón portobello y setas shiitake, porque son dos tipos de hongos que me encantan, tanto juntos como por separado, porque son completamente diferentes de sabor pero combinan a la perfección. Tenia ajo negro y se me ocurrió incorporarlo, además de una trufa negra la cual, tenia en mente utilizarla justo para este plato y que llevaba tiempo rondando por mi cabeza. La combinación no pudo salir más perfecta, una mezcla de sabores y olores a otoño, que seguro te invitarán a repetir además de ser un plato ligero, poco calórico e increíblemente sabroso... ¿te animas a probarla?



Ingredientes para 4 personas:

-400/500 Gr de setas variadas, portobello, shiitake, de cardo,boletus, etc...(reservamos 1 1 ó 2 champiñónes laminados para la presentación)
-1 Cebolla mediana (yo usé la morada)
-1 Ajo negro
-1 Trufa negra (fresca)
-1 L de caldo de pollo (o de verduras si es para vegetarianos-veganos)
-Medio vaso de vino blanco
-100 Ml de nata para cocinar (opcional)
-Aceite de oliva virgen extra
-Cebollino para decorar (opcional)





Preparación tradicional:


1. Ponemos en una olla grande un chorro de aceite de oliva que cubra el fondo, ponemos a fuego medio-alto y añadimos la cebolla troceada, cuando comience a tomar color añadimos el ajo negro partido por la mitad, removemos y a continuación echamos las setas lavadas, bien secas y troceadas con un poco de sal




2. Dejamos sofreír dos o tres minutos, entonces incorporamos el vino y dejamos reducir mientras removemos de vez en cuando un par de minutos mas o menos
3. Ahora echamos el caldo e incorporamos la trufa rallada, un cuarto aproximadamente y dejamos cocer a fuego medio-bajo durante unos 15 minutos
4. Terminado el tiempo añadimos la nata y cocinamos uno o dos minutos mas
5. Pasamos por la plancha los champiñones que teníamos reservados y apartamos
6. Retiramos del fuego y trituramos nuestra crema con la batidora turmix, americana o procesador de alimentos
7. Servimos con el champiñon salteado, un poco de cebollino muy picadito y rallamos otro poquito de trufa por encima

Preparación con Thermomix:

1. Echamos la cebolla en el vaso (en cuartos) y trituramos 5 segundos, velocidad 4, abrimos el vaso y añadimos 50 ml de aceite programamos 10 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
2. Una vez terminado el tiempo, añadimos el ajo negro partido por la mitad y programamos 1 minuto, temperatura varoma, velocidad cuchara, sin cubilete
3. Ahora echamos las setas lavadas, bien secas y troceadas con un poco de sal, programamos 4 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara, sin cubilete y cuando llevemos dos minutos, incorporamos el medio vaso de vino por el bocal
4. Ahora incorporamos el caldo y añadimos la trufa rallada, un cuarto aproximadamente, programamos 15 minutos, temperatura 100º, giro a la izquierda, velocidad cuchara
5. Terminado el tiempo añadimos la nata y programamos 2 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara
6. Pasamos por la plancha los champiñones que teníamos reservados y apartamos
7. Acabado el tiempo, quitamos el vaso de la base y dejamos enfriar durante unos 5/10 minutos para que baje un poco la temperatura del vaso y trituramos 2 minutos, velocidad progresiva 5-7-10
8. Servimos con el champiñón salteado, un poco de cebollino muy picadito y rallamos otro poquito de trufa por encima



Delicada, deliciosa y apetitosa, además de facilísima...
Con esta plato no solo quedarás como un "Rey" si no que te pedirán repetir!!

domingo, 12 de marzo de 2017

Remolinos de hojaldre con manzana y canela

Si tienes por casa una lámina de hojaldre, ya sea fresco, congelado o a punto de caducar y además dos o tres manzanas, pues entonces ya tienes un bocado dulce y listo en muy poco tiempo para la hora del té o café. Me encanta cualquier postre que lleve manzana (sobre todo cuando se está horneando) uhmm como huele toda la casa... Yo suelo usar las diferentes variedades que encontramos en el mercado, pero en esta ocasión elegí (Granny Smith) por ese toque un "pelín" ácido que me gusta a rabiar, para contrastar con el azúcar y la canela, a mi desde luego, me parece una increíble combinación, pero con cualquier otro tipo de manzana que lo prepares también te quedara riquísimo. Yo siempre he sido de usar el hojaldre fresco y rectangular de la marca Buitoni, Lidl o Hacendado pero igualmente podéis hacerlo con la marca que tengáis por casa... Eso sí os digo, mas facilito de hacer no puede ser... ¿vamos a ello?



Ingredientes:

-1 Lámina de hojandre
-2/3 Manzanas de la variedad que mas os guste 
-50/60 Gr de mantequilla (sin sal)
-4/5 Cucharadas de azúcar moreno
-1 Cucharadita de canela molida
-Azúcar glas para espolvorear al final (opcional)
-1 Huevo batido para pincelar


Preparación:

1. Lavamos, pelamos y cortamos las manzanas en láminas finas
2. Cogemos una sartén u olla antiadherente y la ponemos a fuego medio-bajo, añadimos la mantequilla y vamos removiendo de vez en cuando hasta que esté completamente disuelta, entonces añadimos el azúcar y la canela, subimos un poquito el fuego (no mucho) y seguimos removiendo hasta que veamos que tiene una consistencia como de un caramelo, entonces añadiremos las manzana y volvemos a bajar el fuego de nuevo mientras removemos de vez en cuando, hasta que veamos que la manzana ya está bien blandita


3. Apartamos del fuego y dejamos escurrir en un colador para que este (almíbar) no nos moje todo el hojaldre y se salga por los lados, a la vez esperamos que enfríe por completo para que el hojaldre no se nos abra por el calor
4. Una vez veamos que la manzana ya ha enfriado, sacamos la lámina de hojaldre de la nevera, la estiramos y colocamos con cuidado toda la manzana por la superficie del hojaldre hasta que veamos que está toda cubierta 
5. Con mucho cuidado comenzamos a enrollar el hojaldre sobre si mismo hasta llegar al final y con un cuchillo grande y afilado, vamos cortando rodajas de aproximadamente medio centímetro de grosor
6. Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo


7. A continuación colocamos una lámina de papel vegetal sobre la bandeja de horno y vamos colocando los remolinos dejando separación entre uno y otro, ya que crecerán durante el horneado
8. Batimos un huevo y pincelamos los remolinos con una brocha de silicona
9. Horneamos durante 14/15 minutos (dependiendo de nuestro horno) o hasta que estén doraditos
10. Dejamos enfriar sobre una rejilla y podemos espolvorear con azúcar glas o bien degustarlos tal cual


Listos en un 'santiamén' y están tan buenos que no quedarán ni las migas...

sábado, 4 de marzo de 2017

Mejillones a la vinagreta

Como aperitivo, como tapa, a la hora de la comida, o de la cena, en verano o en invierno, para cualquier celebración o para un día de manta y sofá, cualquier momento es bueno para degustar, disfrutar y compartir unos mejillones a la vinagreta. Plato sencillo, económico y desde luego muy sabroso Es importante que escojáis un mejillón de buena calidad y que sean de buen tamaño ¿te vas a quedar sin probarlos? 



Ingredientes:

Para cocer los mejillones:

-1 Kl de mejillones frescos
-1 Hoja de laurel
-1 vaso de agua
-Medio vaso de vino blanco
-1 Pizca de Sal

Para la vinagreta:

-1 Cebolla, cebolla tierna/fresca, chalota (la que mas te guste)
-Medio Pimiento rojo
-Medio pimiento verde
-1 Tomate grande
-El caldo de cocer los mejillones (unos 200 ml)
-Aceite de oliva virgen extra (3 cucharadas)
-Vinagre de vino, de manzana, yo puse de Jerez... (1 cucharada)
-Sal al gusto



Preparación: 

1. Antes que nada vamos a limpiar los mejillones, los lavamos bien debajo del grifo, quitamos con un cuchillo los filamentos (o barbas) que llevan por fuera y después los frotamos por ambas caras con un estropajo tipo "Nanas" así nos quedarán perfectos 
2. En una olla grande, ponemos los mejillones ya limpios y añadimos una pizca de sal, el agua, el vino blanco y la hoja de laurel, cuando comiencen a hervir, bajamos un poco el fuego, ponemos una tapadera en la olla y esperamos unos 5 minutos hasta que estén todos abiertos (reservamos el agua de cocerlos y dejamos los mejillones escurriendo en un escurridor) si alguno nos quedara cerrado, lo desechamos
3. Vamos separando los mejillones de su concha, cogemos la parte donde no va pegado y la vamos colocando en un plato, luego cogemos el mejillón, lo abrimos un poco y le quitamos la lengua y la barba que lleva por dentro (al menos yo lo hago así) y entonces le ponemos encima de la concha que habíamos colocado en el plato, vamos repitiendo la operación con todos los demás
4. Ahora vamos a preparar el picadillo con el aliño, pelamos, lavamos y cortamos la cebolla en trocitos lo mas pequeños que podamos, hacemos igual con el tomate y seguidamente con los pimientos, lo volcamos todo a un bol
5. Para finalizar incorporamos la sal, el aceite, el vinagre y el caldo que teníamos reservado de cocer los mejillones, mezclamos todo muy bíen con una cuchara y ahora vamos echando el picadillo sobre las conchas de los mejillones, llevamos a la nevera para que enfríen antes de servir



Podemos servirlos en sus propias conchas o si son para alguna fiesta o reunión con amig@s en estos mini platitos individuales que son ideales para un solo bocado...
¡Una tapa fresquita e irresistiblemente buena!