miércoles, 18 de mayo de 2016

Mermelada de Kiwi

No hay nada que me guste más en el desayuno que una mermelada hecha en casa, no recuerdo cuando fué la última vez que compré en un supermercado, pero si que recuerdo que esta misma fué la primera que hice al poco tiempo de tener la thermomix... una rebanada de pan tostado, un té, un poquito de mantequilla y una capa de mermelada recién hecha, eso, os aseguro que ¡no tiene precio! y es que me encantan de todos los sabores posibles.



























Ingredientes: 

-500/600 gr de kiwis ya pelados y troceados (7-8 más o menos)
-400 gr de azucar
-1 Cucharada de zumo de limón
-2 Hojas de gelatina neutra (también conocidas como cola de pescado)

Preparación tradicional:

1. En una olla o cacerola echamos todos los ingredientes (menos la gelatina) y dejamos cocer a fuego medio durante 30 minutos
2. Cuando falten unos 10 minutos vamos hidratando la gelatina, colocamos las dos hojas en un bol y echamos agua fría de la nevera y reservamos
3. Pasados los 30 minutos añadimos las dos hojas de gelatina escurridas y dejamos cocer otros 4/5 minutos removiendo de vez en cuando
4. Apartamos del fuego y a mi particularmente me gusta pasarla por un colador, ya que no me gusta encontrarme las semillas, pero si tu lo prefieres puedes saltarte este paso
5. Volcamos en botes de cristal limpios y esterilizados, cerramos bien y si quisieras que dure varios meses, ponlos al baño maría en un olla durante unos 30 minutos, en mi casa no hace falta porque no dura ni un suspiro
6. Llevamos a la nevera hasta el momento de su uso


Preparación con Thermomix:

1. Pelamos los kiwis (yo le quito la parte blanca del centro) si nos pasamos un poco de los 500 gr no pasa nada.
2. Añadimos el azucar y el zumo de limón, programamos 15 segundos velocidad 5
3. A continuación abrimos el vaso y bajamos los restos de las paredes con la espátula, cerramos y programamos 30 minutos, temperatura 100º, velocidad 2 sin el cubilete y colocamos el cestillo boca abajo.
4. Mientras hidratamos la gelatina, ponemos las hojas en un bol y añadimos agua "fria" (reservamos)
5. cuando falten 5 minutos para que termine el tiempo escurrimos muy bien las hojas de gelatina y las añadimos por el bocal
6. Una vez terminado el tiempo (y sin esperar a que enfríe) ponemos un colador sobre una jarra y con ayuda de una cuchara colamos para eliminar las pepitas del kiwi (si te gusta con ellas sáltate este paso, yo prefiero colarlas ya que no me gusta encontrarlas cuando la como
7. Vertemos en un frascos de cristal limpios y esterilizados, dejamos enfriar a temperatura ambiente y una vez pierdan el calor metemos en la nevera hasta el momento de su uso.


Es la primera que hice y junto a la de frutos rojos, son mis preferidas, están realmente deliciosas...