martes, 27 de diciembre de 2016

Cochinillo al horno

El cochinillo o Lechón, es el plato típico por excelencia de la cocina castellana y se caracteriza por su carne extremadamente jugosa por dentro y su piel dorada y crujiente por fuera. Tengo que decir, que me daba un poco de "mi-e-di-tis" prepararlo, primero, porque no sabía como iba a quedar, ya que era la primera vez, y segundo porque después de haberlo comido en la propia "Segovia" justo bajo El Acueducto, el listón estaba muy alto... Tengo que decir, que nos sorprendió para bien y es la mejor opción para la comida de Navidad o Año nuevo. Yo desde luego, pienso repetir!!!






















Ingredientes para 4 personas:

-1 Cochinillo de aproximádamente 4 Kl
-1 Vaso y medio de agua
-3/4 Dientes de ajo
-150 Gr de manteca de cerdo
-Sal gorda





Preparación:

1. Lo primero y más importante es, que le digáis a vuestro carnicero de confianza que os lo prepare y deje lo mas limpio posible
2. Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo
3. Preparamos una fuente (preferiblemente de barro) y echamos el agua, lo colocamos abierto encima de una tabla o encimara bien limpia, mientras ponemos en un bol pequeño la manteca y metemos uno o dos minutos en el microondas, añadimos los ajos bien picaditos y procedemos a salar la pieza por ambos lados, a continuación, pincelamos con una brocha de silicona
4. Colocamos nuestro cochinillo en la fuente abierto y con la parte de la carne hacia arriba, horneamos durante una hora y mientras se hornea, vamos regando la carne con el jugo que va soltando y sin darle la vuelta esperamos otra media hora mas siguiendo el mismo procedimiento 
5. Pasando ya la hora y media de cocinado, le damos la vuelta, podemos tapar las orejas y extremidades con papel de aluminio para evitar que se tuesten demasiado, pinchamos la piel y la cabeza con una brocheta o tenedor, para que no se formen bolsas de aire y la piel quede crujiente
6. Pasados 45 minutossubimos la temperatura de 200º y dejar durante unos 15 ó 20 minutos hasta que esté completamente dorado (cuidado, no quemado)
7. Sacamos del horno, troceamos, y colocamos el jugo/salsa en una jarra o salsera, servimos la salsa alrededor de la carne sin tocar la piel que tan crujiente nos habrá quedado
8. Podemos acompañar con unas patatas panadera y/o cebollitas francesas, ensalada o con cualquier guarnición de verduras y por supuesto un buen vino


Delicioso, sabroso, jugoso... no tengo palabras, solo espero que lo probéis!!