sábado, 4 de marzo de 2017

Mejillones a la vinagreta

Como aperitivo, como tapa, a la hora de la comida, o de la cena, en verano o en invierno, para cualquier celebración o para un día de manta y sofá, cualquier momento es bueno para degustar, disfrutar y compartir unos mejillones a la vinagreta. Plato sencillo, económico y desde luego muy sabroso Es importante que escojáis un mejillón de buena calidad y que sean de buen tamaño ¿te vas a quedar sin probarlos? 






















Ingredientes:

Para cocer los mejillones:

-1 Kl de mejillones frescos
-1 Hoja de laurel
-1 vaso de agua
-Medio vaso de vino blanco
-1 Pizca de Sal

Para la vinagreta:

-1 Cebolla, cebolla tierna/fresca, chalota (la que mas te guste)
-Medio Pimiento rojo
-Medio pimiento verde
-1 Tomate grande
-El caldo de cocer los mejillones (unos 200 ml)
-Aceite de oliva virgen extra (3 cucharadas)
-Vinagre de vino, de manzana, yo puse de Jerez... (1 cucharada)
-Sal al gusto




Preparación: 

1. Antes que nada vamos a limpiar los mejillones, los lavamos bien debajo del grifo, quitamos con un cuchillo los filamentos (o barbas) que llevan por fuera y después los frotamos por ambas caras con un estropajo tipo "Nanas" así nos quedarán perfectos 
2. En una olla grande, ponemos los mejillones ya limpios y añadimos una pizca de sal, el agua, el vino blanco y la hoja de laurel, cuando comiencen a hervir, bajamos un poco el fuego, ponemos una tapadera en la olla y esperamos unos 5 minutos hasta que estén todos abiertos (reservamos el agua de cocerlos y dejamos los mejillones escurriendo en un escurridor) si alguno nos quedara cerrado, lo desechamos
3. Vamos separando los mejillones de su concha, cogemos la parte donde no va pegado y la vamos colocando en un plato, luego cogemos el mejillón, lo abrimos un poco y le quitamos la lengua y la barba que lleva por dentro (al menos yo lo hago así) y entonces le ponemos encima de la concha que habíamos colocado en el plato, vamos repitiendo la operación con todos los demás
4. Ahora vamos a preparar el picadillo con el aliño, pelamos, lavamos y cortamos la cebolla en trocitos lo mas pequeños que podamos, hacemos igual con el tomate y seguidamente con los pimientos, lo volcamos todo a un bol
5. Para finalizar incorporamos la sal, el aceite, el vinagre y el caldo que teníamos reservado de cocer los mejillones, mezclamos todo muy bíen con una cuchara y ahora vamos echando el picadillo sobre las conchas de los mejillones, llevamos a la nevera para que enfríen antes de servir



Podemos servirlos en sus propias conchas o si son para alguna fiesta o reunión con amig@s en estos mini platitos individuales que son ideales para un solo bocado...
¡Una tapa irresistiblemente buena!