domingo, 12 de marzo de 2017

Remolinos de hojaldre con manzana y canela

Si tienes por casa una lámina de hojaldre, ya sea fresco, congelado o a punto de caducar y además dos o tres manzanas, pues entonces ya tienes un bocado dulce y listo en muy poco tiempo para la hora del té o café. Me encanta cualquier postre que lleve manzana (sobre todo cuando se está horneando) uhmm como huele toda la casa... Yo suelo usar las diferentes variedades de las que encontramos en el mercado, pero en esta ocasión elegí (Granny Smith) por ese toque un "pelín" ácido que me gusta a rabiar, para contrastar con el azúcar y la canela, a mi desde luego, me parece una increíble combinación, pero con cualquier otro tipo de manzana que lo prepares también te quedara riquísimo. Yo siempre he sido de usar el hojaldre fresco y rectangular de la marca Buitoni, Lidl o Hacendado pero igualmente podéis hacerlo con la marca que tengáis por casa... Eso sí os digo, mas facilito de hacer no puede ser... ¿vamos a ello?



Ingredientes:

-1 Lámina de hojandre
-2/3 Manzanas de la variedad que mas os guste 
-50/60 Gr de mantequilla (sin sal)
-4/5 Cucharadas de azúcar moreno
-1 Cucharadita de canela molida
-Azúcar glas para espolvorear al final (opcional)
-1 Huevo batido para pincelar


Preparación:

1. Lavamos, pelamos y cortamos las manzanas en láminas finas
2. Cogemos una sartén u olla antiadherente y la ponemos a fuego medio-bajo, añadimos la mantequilla y vamos removiendo de vez en cuando hasta que esté completamente disuelta, entonces añadimos el azúcar y la canela, subimos un poquito el fuego (no mucho) y seguimos removiendo hasta que veamos que tiene una consistencia como de un caramelo, entonces añadiremos las manzana y volvemos a bajar el fuego de nuevo mientras removemos de vez en cuando, hasta que veamos que la manzana ya está bien blandita


3. Apartamos del fuego y dejamos escurrir en un colador para que este (almíbar) no nos moje todo el hojaldre y se salga por los lados, a la vez esperamos que enfríe por completo para que el hojaldre no se nos abra por el calor
4. Una vez veamos que la manzana ya ha enfriado, sacamos la lámina de hojaldre de la nevera, la estiramos y colocamos con cuidado toda la manzana por la superficie del hojaldre hasta que veamos que está toda cubierta 
5. Con mucho cuidado comenzamos a enrollar el hojaldre sobre si mismo hasta llegar al final y con un cuchillo grande y afilado, vamos cortando rodajas de aproximadamente medio centímetro de grosor
6. Precalentamos el horno a 200º


7. A continuación colocamos una lámina de papel vegetal sobre la bandeja de horno y vamos colocando los remolinos dejando separación entre uno y otro, ya que crecerán durante el horneado
8. Batimos un huevo y pincelamos los remolinos con una brocha de silicona
9. Horneamos durante 14/15 minutos (dependiendo de nuestro horno) o hasta que estén doraditos
10. Dejamos enfriar sobre una rejilla y podemos espolvorear con azúcar glas o bien degustarlos tal cual


Listos en un 'santiamén' y están tan buenos que no quedarán ni las migas...