martes, 11 de abril de 2017

Torrijas

Las Torrijas son ese dulce típico de Cuaresma y Semana Santa, con tradición ancestral y arraigada en distintas partes de España e incluso de muchos países de Europa y América. Suelen hacerse de varias formas dependiendo de cada región, de vino, con leche, mojadas, endulzadas con miel, azúcar o melaza, acompañadas con fruta, o incluso "ligth" si las hacemos con leche desnatada y edulcorante. Yo siempre hago las más tradicionales, que son las que mas nos gustan, las que aprendí de mi madre, las que no duran ni dos telediarios de lo ricas que están... y que digo yo, para una vez al año que las comemos, pues mejor comerlas en condiciones ¿no?. Al tener la "Cecofry" vi la gran oportunidad de hacerlas apenas sin aceite y a la vez intentando que conservaran ese sabor que tanto nos gusta y creo que lo conseguí, quedaron buenísimas, muy esponjosas, asi que, aunque seguiré haciendolas de manera tradicional de vez en cuando, creo que me quedaré con las segundas ¡siii señor! Os dejo las dos opciones de prepararlas y si no tienes Cecofry y no quieres hacerlas fritas con aceite, siempre puedes seguir la receta tal cual y luego dorarlas al horno.



 
Ingredientes:

-1 Barra de pan del día anterior (yo lo compre especial para torrijas)
-1 Litro y medio de leche
-8 Cucharadas de azúcar (yo le pongo azúcar moreno)
-1 Palo de canela
-1 La cáscara de media naranja (que no lleve nada de parte blanca)
-1 La cáscara de un limón (solo la parte amarilla)
-1 Cucharadita de aroma/extracto de vainilla (o media vaina)
-3/4 Huevos
-Canela en polvo
-Aceite de oliva o girasol para freirlas
-Azúcar

Preparación tradicional:

1. Ponemos al fuego (medio-alto) una olla grande con la leche, las cáscaras de naranja y limón, la rama de canela, el azúcar y la esencia de vainilla, cocinamos hasta que veamos que comienza a hervir, entonces bajaremos el fuego y dejamos infusionar a fuego bajo durante 20 o 30 minutos




2. A continuación apartamos del fuego, retiramos la canela y las cáscaras de los cítricos, cogemos las rebanadas de pan, las vamos mojando en la leche (con cuidado de no quemarnos) pero cuanto mas caliente esté la leche, mas se mojarán y quedarán mas jugosas por dentro, las bañamos en la leche por ambos lados dejando que se empapen bien


3. Ahora ponemos al fuego una sartén honda con abundante aceite y mientras se calienta batimos los huevos, pasamos las torrijas ya mojadas en leche por el huevo y las freímos a fuego medio por ambos lados hasta que estén doradas
4. Seguidamente las pasamos a una fuente con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y enseguida a otra fuente donde habremos puesto azúcar con canela molida, las pasaremos igualmente por ambos lados


5. Llevamos a una fuente amplia y podemos servirlas tanto frías como calientes



Preparación con Cecofry:


1. Ponemos al fuego (medio-alto) una olla grande con la leche, las cáscaras de naranja y limón, la rama de canela, el azúcar y la esencia de vainilla, cocinamos hasta que veamos que comienza a hervir, entonces bajaremos el fuego y dejamos infusionar a fuego bajo durante 20 o 30 minutos
2. A continuación apartamos del fuego, retiramos la canela y las cáscaras de los cítricos, cogemos las rebanadas de pan, las vamos mojando en la leche (con cuidado de no quemarnos) pero cuanto mas caliente esté la leche, mas se mojarán y quedarán mas jugosas por dentro, las bañamos en la leche por ambos lados dejando que se empapen bien


3. Ahora programamos nuestra Cecofry 5 minutos con un par de flush de aceite para que vaya cogiendo calor y acabado el tiempo colocamos las torrijas en la cubeta, programamos 9 minutos y al terminar el tiempo les damos la vuelta y volvemos a programar 9 minutos, asi hasta que terminemos con todas
Mis rebanadas de pan eran muy grandes, por lo que necesitaron 9 minutos para dorarse, si las tuyas son mas pequeñas reduce el tiempo a 6 minutos por cada lado o hasta que las veas doradas


4. Seguidamente cogemos otra fuente donde habremos puesto azúcar con canela molida y las pasaremos igualmente por ambos lados
5. Llevamos a una fuente amplia y podemos servirlas tanto frías como calientes

Deliciosas!!! en mi casa no pueden faltar en Semana Santa...
Nos encantan!!